¡BIENVENIDO!

En este blog se comentan los 64 HEXAGRAMAS del I CHING y se comparten experiencias para divulgar su uso y facilitarlo. Les recuerdo que todos los hexagramas tienen distintos niveles de lectura, pueden señalar a distintas dimensiones de nuestras vidas, y eso depende de la índole de la pregunta que se haga. Por eso se usan analogías e imágenes en donde pueda reflejarse toda la gama de preguntas-respuestas.
Es necesario aclarar que acá o en privado no se hacen lecturas de las respuestas a tus consultas. Este no es un sitio comercial.
Si deseas compartir, comenta tu lectura en el hexagrama correspondiente y la comentaré si puedo aportar algo.
Si necesitas orientación para tu lectura busca en la página Uso del I Ching y en Recursos para las lecturas en la columna lateral.
Hay varias entradas para cada hexagrama, usa el buscador del blog en la columna lateral o entra a las páginas de arriba para encontrarlas. La página Uso del I Ching tiene artículos que pueden mejorar tus técnicas.
Todo está ordenado y a tu disposición. Bienvenido.

6 de julio de 2013

Hexagrama 50, Ting, El Caldero y el calderero



Árbol y Sol.  J P Marino

Dice el I Ching que cualquier hombre, al igual que cualquier otro ser, es dinámico. Aunque ese dinamismo sea invisible a nuestros sentidos y a nuestra comprensión, todos los seres son dinámicos; están en continuo cambio sin dejar de ser un ser. Que mantienen su unidad de sentido y significado en el cambio.
En El Caldero se muestra la figura -la imagen-, de ese ser. 

Hex 50, Sun abajo, Li arriba
Es un árbol al sol. También es el aire que entra por abajo y aviva la llama, palabras iluminadas dirigidas hacia abajo, palabras luminosas que surgen de la comprensión interior y son producto de profundas y meditadas vivencias personales, conocer e iluminar el mundo haciendo uso de los talentos, aceptar el destino como madera ardiendo que no se niega a la llama, acumular conocimientos para todos, la consciencia iluminando lo inconsciente, la llama visible de lo invisible, la zarza ardiente, el que está vivo hoy en el mundo y honra a sus ancestros. 
Y cualquier otro significado que pueda surgir sobre la posición de Sun abajo y Li arriba, la cosa sigue y sigue si lo meditas. 
La sucesión de trigramas es Sun, Ch'ien, Tui y Li. Lo Creativo rodeado por sus tres hijas.


Este vínculo se construye como crece un árbol, cambia y se mantiene vivo a través de los cambios.

Todo cambia, el vínculo permanece.
Es un árbol de una Navidad que se festeja y honra todos los días del año de la vida de un ser, sea ese ser el Universo entero o un grano de arena.
Uno honra la vida viviendo su vida, acepta su destino y lo despliega como quien va leyendo un libro iluminado.
Uno no saltea ni una línea del libro de la vida y todo está ahí para ser revisado cuantas veces quiera revisarlo. Todo forma parte del mismo proceso, es una transformación continua.
Un libro abierto y muy leído, un libro manoseado, llevado y traído, varias veces vuelto a encuadernar y que acompaña a donde sea que uno vaya.
Uno es eso, uno nunca olvida lo que es, uno lleva una vida donde todo está desplegado e integrado.
Uno acepta lo nuevo y lo integra a lo viejo, va agregando ingredientes; uno crea platos nuevos y recrea los antiguos, uno toma de todas partes; uno viaja y aprende sin salir de su casa, la magia del caldero te lo trae, uno se vincula a todo tipo de gentes y culturas y de todas aprende.
Uno experimenta e investiga, uno mantiene el fuego encendido y el caldero caliente, siempre hay comida para el que pasa y es el correcto. Entre, tome asiento y sírvase a su gusto. 

Ven que un árbol no se mueve de su lugar al sol, aquel donde la semilla echó raíces en el hexagrama 3, Brotar. Me gusta El Niño para este hexagrama. Si el hexagrama 1 es el padre y el 2 es la madre, el 3 es el niño.

46 lugares después se aceptan los cambios en el 49 -La Revolución- y se  acoge lo nuevo en el 50, El Caldero.
El hexagrama 3 es el opuesto complementario del 50, firme y blando intercambian sus puestos.

Un árbol al sol es un sistema y su forma es funcional al sistema como lo son todas las formas de los sistemas dentro de los sistemas, dentro de los sistemas, dentro de los sistemas...

Va un fragmento de un cuento de Hans Christian Andersen, es El árbol del Sol. Lo tomé de acá y de alguna manera está hablando de El Caldero. Estos símbolos son elusivos, se los atrapa en destellos; digamos que son subliminares. Cuentistas como éste tienen la capacidad de atrapar esos destellos y con ellos hacer cuentos para niños. Eso no es dificultad para un caldero, en el caldero se transmuta el niño. Lo blando se hace firme y lo firme se hace blando.

El Árbol del sol

Sin duda conoces la historia de Holger Danske. No te la voy a contar, y sólo te preguntaré si recuerdas que «Holger Danske conquistó la vasta tierra de la India Oriental, hasta el término del mundo, hasta aquel árbol que llaman árbol del Sol», según narra Christen Pedersen. ¿Sabes quién es Christen Pedersen? No importa que no lo conozcas. Allí, Holger Danske confirió al Preste Juan poder y soberanía sobre la tierra de la India. ¿Conoces al Preste Juan? Bueno, eso tampoco tiene importancia, pues no ha de salir en nuestra historia. En ella te hablamos del árbol del Sol «de la tierra de Indias Orientales, en el extremo del mundo», según creían entonces los que no habían estudiado Geografía como nosotros. Pero tampoco esto importa.



El árbol del Sol era un árbol magnífico, como nosotros nunca hemos visto ni lo verás tú. Su copa abarcaba un radio de varias millas; en realidad era todo un bosque, y cada rama, aún la más pequeña, era como un árbol entero. Había palmeras, hayas, pinos, en fin, todas las especies de árboles que crecen en el vasto mundo, brotaban allí cual ramitas de las ramas grandes, y estas, con sus curvaturas y nudos, parecían a su vez valles y montañas, y estaban revestidas de un verdor aterciopelado y cuajado de flores. Cada rama era como un gran prado florido o un hermosísimo jardín.

El sol enviaba sus rayos bienhechores; por algo era el árbol del Sol, y en él se reunían las aves de todos los confines del mundo: las procedentes de las selvas vírgenes americanas, las que venían de las rosaledas de Damasco y de los desiertos y sabanas del África, donde el elefante y el león creen reinar como únicos soberanos. Venían las aves polares y también la cigüeña y la golondrina, naturalmente. Pero no sólo acudían las aves: el ciervo, la ardilla, el antílope y otros mil animales veloces y hermosos se sentían allí en su casa. La copa del árbol era un gran jardín perfumado, y en ella, el centro de donde las ramas mayores irradiaban cual verdes colinas, levantábase un palacio de cristal, desde cuyas ventanas se veían todos los países del mundo. Cada torre se erguía como un lirio, y se subía a su cima por el interior del tallo, en el que había una escalera. Como se puede comprender fácilmente, las hojas venían a ser como unos balcones a los que uno podía asomarse, y en lo más alto de la flor había una gran sala circular, brillante y maravillosa, cuyo techo era el cielo azul, con el sol y las estrellas. No menos soberbios, aunque de otra forma, eran los vastos salones del piso inferior del palacio, en cuyas paredes se reflejaba el mundo entero. En ellas podía verse todo lo que sucedía, y no hacía falta leer los periódicos, los cuales, por otra parte, no existían. Todos los sucesos desfilaban en imágenes vivientes sobre la pared; claro que no era posible atender a todas, pues cada cosa tiene sus límites, valederos incluso para el más sabio de los hombres, y el hecho es que allí moraba el más sabio de todos. Su nombre es tan difícil de pronunciar, que no sabrías hacerlo aunque te empeñaras, de manera que vamos a dejarlo. Sabía todo lo que un hombre puede saber y todo lo que se sabrá en esta Tierra nuestra, con todos los inventos realizados y los que aún quedan por realizar; pero no más, pues, como ya dijimos, todo tiene sus límites. El sabio rey Salomón, con ser tan sabio, no le llegaba en ciencia ni a la mitad.Ejercía su dominio sobre las fuerzas de la Naturaleza y sobre poderosos espíritus. La misma Muerte tenía que presentársele cada mañana con la lista de los destinados a morir en el transcurso del día; pero el propio rey Salomón tuvo un día que fallecer, y este era el pensamiento que, a menudo y con extraña intensidad, ocupaba al sabio, al poderoso señor del palacio del árbol del Sol. También él, tan superior a todos los demás humanos en sabiduría, estaba condenado a morir. No lo ignoraba; y sus hijos morirían asimismo; como las hojas del bosque, caerían y se convertirían en polvo. Como desaparecen las hojas de los árboles y su lugar es ocupado por otras, así veía desvanecerse el género humano, y las hojas caídas jamás renacen; se transforman en polvo, o en otras partes del vegetal. ¿Qué es de los hombres cuando viene el Ángel de la Muerte? ¿Qué significa en realidad morir? El cuerpo se disuelve, y el alma... sí, ¿qué es el alma? ¿Qué será de ella? ¿Adónde va? «A la vida eterna», respondía, consoladora, la Religión. Pero, ¿cómo se hace el tránsito? ¿Dónde se vive y cómo? «Allá en el cielo - contestaban las gentes piadosas -, allí es donde vamos». «¡Allá arriba! - repetía el sabio, levantando los ojos al sol y las estrellas -, ¡allá arriba!» - y veía, dada la forma esférica de la Tierra, que el arriba y el abajo eran una sola y misma cosa, según el lugar en que uno se halle en la flotante bola terrestre. Si subía hasta el punto culminante del Planeta, el aire, que acá abajo vemos claro y transparente, el «cielo luminoso» se convertía en un espacio oscuro, negro como el carbón y tupido como un paño, y el sol aparecía sin rayos ardientes, mientras nuestra Tierra estaba como envuelta en una niebla de color anaranjado. ¡Qué limitado era el ojo del cuerpo! ¡Qué poco alcanzaba el del alma! ¡Qué pobre era nuestra ciencia! El propio sabio sabía bien poco de lo que tanto nos importaría saber.

En la cámara secreta del palacio se guardaba el más precioso tesoro de la tierra: «El libro de la Verdad». Lo leía hoja tras hoja. Era un libro que todo hombre puede leer, aunque sólo a fragmentos. Ante algunos ojos las letras bailan y no dejan descifrar las palabras. En algunas páginas la escritura se vuelve a veces tan pálida y borrosa, que parecen hojas en blanco. Cuanto más sabio se es, tanto mejor se puede leer, y el más sabio es el que más lee. Nuestro sabio podía además concentrar la luz de las estrellas, la del sol, la de las fuerzas ocultas y la del espíritu. Con todo este brillo se le hacía aún más visible la escritura de las hojas. Mas en el capítulo titulado «La vida después de la muerte» no se distinguía ni la menor manchita. Aquello lo acongojaba. ¿No conseguiría encontrar acá en la Tierra una luz que le hiciese visible lo que decía «El libro de la Verdad»?

Como el sabio rey Salomón, comprendía el lenguaje de los animales, oía su canto y su discurso, mas no por ello adelantaba en sus conocimientos. Descubrió en las plantas y los metales fuerzas capaces de alejar las enfermedades y la muerte, pero ninguna capaz de destruirla. En todo lo que había sido creado y él podía alcanzar, buscaba la luz capaz de iluminar la certidumbre de una vida eterna, pero no la encontraba. Tenía abierto ante sus ojos «El libro de la Verdad», mas las páginas estaban en blanco. El Cristianismo le ofrecía en la Biblia la consoladora promesa de una vida eterna, pero él se empeñaba vanamente en leer en su propio libro.

Tenía cinco hijos, instruidos como sólo puede instruirlos el padre más sabio, y una hija hermosa, dulce e inteligente, pero ciega. Esta desgracia apenas la sentía ella, pues su padre y sus hermanos le hacían de ojos, y su sentimiento íntimo le daba la seguridad suficiente.

Nunca los hijos se habían alejado más allá de donde se extendían las ramas de los árboles, y menos aún la hija; todos se sentían felices en la casa de su niñez, en el país de su infancia, en el espléndido y fragante árbol del Sol. Como todos los niños, gustaban de oír cuentos, y su padre les contaba muchas cosas que otros niños no habrían comprendido; pero aquéllos eran tan inteligentes como entre nosotros suelen ser la mayoría de los viejos. Explicábales los cuadros vivientes que veían en las paredes del palacio, las acciones de los hombres y los acontecimientos en todos los países de la Tierra, y con frecuencia los hijos sentían deseos de encontrarse en el lugar de los sucesos y de participar en las grandes hazañas. Mas el padre les decía entonces lo difícil y amarga que es la vida en la Tierra, y que las cosas no discurrían en ella como las veían desde su maravilloso mundo infantil. Hablábales de la Belleza, la Verdad y la Bondad, diciendo que estas tres cosas sostenían unido al mundo y que, bajo la presión que sufrían, se transformaban en una piedra preciosa más límpida que el diamante. Su brillo tenía valor ante Dios, lo iluminaba todo, y esto era en realidad la llamada piedra filosofal. Decíales que, del mismo modo que partiendo de lo creado se deducía la existencia de Dios, así también partiendo de los mismos hombres se llegaba a la certidumbre de que aquella piedra sería encontrada. Más no podía decirles, y esto era cuanto sabía acerca de ella. Para otros niños, aquella explicación hubiera sido incomprensible, pero los suyos sí la entendieron, y andando el tiempo es de creer que también la entenderán los demás.

No se cansaban de preguntar a su padre acerca de la Belleza, la Bondad y la Verdad, y él les explicaba mil cosas, y les dijo también que cuando Dios creó al hombre con limo de la tierra, estampó en él cinco besos de fuego salidos del corazón, férvidos besos divinos, y ellos son lo que llamamos los cinco sentidos: por medio de ellos vemos, sentimos y comprendemos la Belleza, la Bondad y la Verdad; por ellos apreciamos y valoramos las cosas, ellos son para nosotros una protección y un estímulo. En ellos tenemos cinco posibilidades de percepción, interiores y exteriores, raíz y cima, cuerpo y alma.

Los niños pensaron mucho en todo aquello; día y noche ocupaba sus pensamientos. El hermano mayor tuvo un sueño maravilloso y extraño, que luego tuvo también el segundo, y después el tercero y el cuarto. Todos soñaron lo mismo: que se marchaban a correr mundo y encontraban la piedra filosofal.Como una llama refulgente, brillaba en sus frentes cuando, a la claridad del alba, regresaban, montados en sus velocísimos corceles, al palacio paterno, a través de los prados verdes y aterciopelados del jardín de su patria. Y la piedra preciosa irradiaba una luz celestial y un resplandor tan vivo sobre las hojas del libro, que se hacía visible lo que en ellas estaba escrito acerca de la vida de ultratumba. La hermana no soñó en irse al mundo, ni le pasó la idea por la mente; para ella, el mundo era la casa de su padre.

- Me marcho a correr mundo - dijo el mayor -. Tengo que probar sus azares y su modo de vida, y alternar con los hombres. Sólo quiero lo bueno y lo verdadero; con ellos encontraré lo bello. A mi regreso cambiarán muchas cosas.

Sus pensamientos eran audaces y grandiosos, como suelen serlo los nuestros cuando estamos en casa, junto a la estufa, antes de salir al mundo y experimentar los rigores del viento y la intemperie y las punzadas de los abrojos.

En él, como en sus hermanos, los cinco sentidos estaban muy desarrollados, tanto interior como exteriormente, pero cada uno tenía un sentido que superaba en perfección a los restantes. En el mayor era el de la vista, y buen servicio le prestaría. Tenía ojos para todas las épocas, -decía- ojos para todos los pueblos, ojos capaces de ver incluso en el interior de la tierra, donde yacen los tesoros, y en el interior del corazón humano, como si éste estuviera sólo recubierto por una lámina de cristal; es decir, que en una mejilla que se sonroja o palidece, o en un ojo que llora o ríe, veía mucho más de lo que vemos nosotros. El ciervo y el antílope lo acompañaron hasta la frontera occidental, y allí se les juntaron los cisnes salvajes, que volaban hacia el Noroeste. Él los siguió, y pronto se encontró en el vasto mundo, lejos de la tierra de su padre, la cual se extiende «por Oriente hasta el confín del mundo»...


Y acá agrego una fotografía que a mi juicio es una foto de El Caldero. Para meditar en los símbolos nada mejor que encontrarlos en el mundo.






El I Ching usa un lenguaje simbólico, su interpretación se basa en navegar por la simbología de cada hexagrama y de cada línea al interior de cada hexagrama. Los hexagramas están compuestos por los 8 trigramas, cada trigrama tiene un simbolismo que es la base de todo el código.

En la versión de Wilhelm él agregó un texto clásico, el Shuo Kua, Discusión de los trigramas. Esa es la base para toda la interpretación. Luego uno se permite agregar y agregar significados por asociación. Es algo que termina por abarcar todo lo existente. Así es la cosa.

21 comentarios:

  1. Bello, poético. Me he quedado con ganas de seguir leyendo. ¿Cambió el hermano mayor con el viaje al noroeste?. ¿Qué fue de los hermanos menores y de la hermana?.
    El zorro se deleita con el perfume aislándose de otras sensaciones. Interioriza. Se centra en el momento. Percibir, sentir, pensar. O al revés. O al tiempo.
    El caldero inicia la digestión transformando las sustancias en otras más fáciles de degradar; realiza predigestión; también retoca los sabores haciéndolos más agradables. La realidad se dispone para su comprensión. Las posibilidades son múltiples, ¿infinitas?, y la disposición abierta y esperanzada, pero luego se presenta la realidad tal como es frente a nuestras limitaciones. El viento puede avivar el fuego o apagarlo.

    ResponderEliminar
  2. Pienso que la hermana se quedó en casa y el hermano menor también. El del medio se hizo vagabundo. El mayor tiene un plan, una estrategia, el del medio no, vive el día.

    Las vicisitudes y riesgos del caldero están en las líneas. En general es un hexagrama aventurero, tiene un sólo drama, la línea 4. Ahí no hay caso, la comida se pierde. Y es una comida de príncipe, es un movimiento muy desafortunado. Lo he visto suceder.

    Es que el viento también es madera, es el árbol y está vivo, hace referencia a la fotosíntesis y la respiración, a vivir del aire y del sol, eso hacen los árboles. Por eso este viento no apaga el fuego, más bien el árbol es el destino del fuego y el fuego el destino del árbol. Mientras ambos están vivos el caldero permanece.

    ResponderEliminar
  3. El árbol, Sun el viento lo suave son todas las cosas que se hacen con plantas y con madera. Infusiones, vestido, libros, muebles, alimentos, remedios, techos y pisos, paredes, mesas, camas, botes y barcos, puertas, leña. Chen el trueno también es madera, pero lo relaciono más con lanzas, flechas, herramientas, vigas, puntales,columnas, postes, mástiles, arietes, molinos, ejes, arados, palos, etc. Chen es rudo, madera dura.

    ResponderEliminar
  4. La madera es civilización, es agricultura y conocimiento, es cultura y es tecnología.
    Su función es ser servicial, es un laboratorio donde se elabora lo que necesitamos.

    La fotografía la leo así; la planta es Sun, con sus raíces. La vara que sostiene la flor es Ch'ien, la flor es Tui y sus efluvios. El zorro que huele es Li, el ojo que todo lo ve.
    Este es un caldero feliz.
    Sólo es una lectura y como tal es subjetiva. Se puede elaborar más, hay elementos para elaborarlo más. Es solo una muestra.

    ResponderEliminar
  5. El hígado es madera, cuando lo percutes suena opaco y denso como madera maciza. Es el laboratorio.
    Ves, la cosa no tiene fin y solo es necesario entender los 8 trigramas, el simbolismo de los 8 trigramas.

    Hay un texto en la versión de Wilhelm, un clásico que se adscribe al I Ching. Discusión de los trigramas, Shuo Kua. No tiene desperdicio. Es la base; uno sigue después evocando significados en base a esa base. Uno se lo permite.

    Disculpa Galefod, es que haces algo que tira de mi lengua, sugieres.

    ResponderEliminar
  6. Hola Marta, mi consulta fue: ¿Cuál es la mejor estrategia para acercar el i ching a mis padres y que aprendan de él venciendo sus prejuicios sobre el uso del método de las monedas?
    La respuesta ha sido el 50 con la cuarta linea mutante y el hexagrama 64 como tendencial.
    A ver, te comento lo que interpreto. Creo que en su respuesta no hace tanta referencia a los prejuicios de mis padres como a mi falta de preparación. Parece que me dice que el error está en mi. Tal vez porque aún tengo ciertas dudas (como la que comento en facebook respecto a una consulta que hice recientemente), o tal vez porque aún no sé tanto del libro como para poder ofrecerlo a otros con argumentos de peso, respondiendo a todas las dudas que puedan tener sobre él. Me dice en el 64 que busque ayudantes y que vaya poco a poco. Puede ser que por el momento me ocupe de formarme más, de aprender más. Pero también dice que las condiciones están dadas y yo también lo creo. En Navidades nos reunimos todos y pensaba regalarlo. Mi hermana mayor podría ser una ayuda, pero no tiene tanta credibilidad como mi hermano, y él es más escéptico. Esto es importante para mí. creo que acercarles al libro les ayudaría mucho a ser más felices y lo deseo de veras. Ayúdame con esta consulta, por favor. Ku-Ki.

    ResponderEliminar
  7. Hola Ku-Ki,
    me duele lo que me cuentas, porque dice que es desperdiciar el libro, que no lo valoran y lo desprecian. Que lo tirarán a la basura o lo quemarán en la estufa. Nadie es profeta en su tierra, ¿recuerdas eso?. No puedes enseñar a tus padres, la cosa funciona a la inversa. No puedes cambiar su universo de ideas fijas, porque eso es lo que es si lo tiran a la basura. Consulta nuevamente por si hay algo que no vea pero para mí es una respuesta terminante. No te queda más que hacer la tuya y seguir tu camino, no te los puedes llevar con vos, ellos tienen su vida. A los padres se les agradece la vida, pero hacer tu propia vida es cosa tuya.
    No veo tu falta de preparación en esta consulta, el Caldero roto y la comida del príncipe por el suelo no sos vos, es lo que le sucederá al libro si se lo regalas a tus padres.
    Tu pregunta da por supuesto que existe lo que no existe, una estrategia para lograr lo que quieres. Te dice que no existe, que no lo apreciarán.
    Eso es lo que yo veo, consulta de otra manera para confirmar si quieres.
    Un saludo afectuoso, vas muy bien con tus estudios, la dificultad que tienes es cuando tus sentimientos se interponen y pierdes la distancia necesaria para "ver" la respuesta.

    ResponderEliminar
  8. Perdona Marta. es que me equivoqué otra vez con la línea. Por fortuna lo tenía apuntado. No es la cuarta. Es la tercera la que lleva al 64. Tengo que acabar con estos despistes que arrastro desde niña (suspendía mates por esto). El resultado no es tan negativo ¿cierto? Ahora me parece que sí tiene más sentido lo que comentaba antes. Ku-Ki

    ResponderEliminar
  9. No es tan negativo, ahora te dice que no entenderán nada, jejjejeej Pues me parece que regalar el libro es una buena idea. Estará ahí, en la biblioteca, y es posible que de cuando en cuando lo tomen. Pasará el tiempo y tal vez alguno de los dos se interese e intente descifrar el galimatías. Porque te aman y se los regalaste vos.
    Sabrás si eso es posible mucho después, cuando se desvanezca el arrepentimiento.
    Lo que sucede es que uno entra a un mundo distinto con el I Ching. Y es tan bueno que lo quiere compartir con los que ama. Porque uno se siente enriquecido y busca compartir esa riqueza, esa comprensión profunda y esa sabiduría del libro. Uno se apena cuando no lo logra, y eso es lo del arrepentimiento, porque es como una culpa. Uno se siente en falta con el otro que ama. Esa sensación de estar en falta que sientes desaparecerá, se desvanecerá, porque les has regalado el libro y has intentado todo. Si sucede o no sucede, si ellos lo toman o lo guardan sin usar es algo que no sabes, pero lo intentas.
    Te hará bien hacerlo, uno pelea por los suyos, sé de eso. He tenido victorias y derrotas con esto que te está sucediendo.

    Saludos afectuosos Ku Ki

    ResponderEliminar
  10. Querida Marta, solo comentar lo que siento al consultar el rumbo de vida, pidiendo consejo. Siento que debo comenzar todo de nuevo, poner en claro cosas importantes en mí y saber muy dentro mío que no lo estoy haciendo. Mis circunstancias de vida me dicen que no tengo mucho tiempo, hace unos 4 años terminé mi ciclo laboral, comencé la búsqueda con mayor dedicación sobre cuestiones que me llaman imperiosamente a volcame a ellos y siento que me entretuve en el camino, y no estoy realizando lo que siento necesario. La respuesta el El Caldero, responde a la pregunta ¿qué pasa? no siento que esté en el lugar adecuado ni haciendo lo que considero valioso, y las lineas 3 y 4 me hablan sobre mi responsabilidad y me regaña acerca de mi actitud. Me apena verme regañada aunque siento que lo merezco. ¡Gracias por tu generosidad, Marta!, por este espacio que es un Pozo de Sabiduría compartido, un alivio que refresca el alma.
    Teresa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que parece un tirón de orejas Teresa jejejej. Los necesitamos de tanto en tanto.
      Uno ya sabe que no está viviendo como quiere vivir y esa pregunta "qué pasa" es un síntoma de ese descontento, uno busca el tirón de orejas. Algo que te haga reaccionar, que te indigne contigo misma jjejejejej "Ufff! ésta no soy yo!!!."
      Gracias por el aporte. Te recomiendo que preguntes qué ME pasa y sigas desde ahí, ahora ya has confirmado lo que pasa. Un abrazo

      Eliminar
  11. Hola Marta, de esta vez pregunté al Libro de qué manera puedo ayudar a mi hermano mayor, adicto, que estuvo sobrio por 7 años, pero desde hace algún tiempo recayó. Hermosa persona y... mi hermanito mayor. Duele mucho. El Libro me dijo 50 con mutaciones en la 4 y 6, que lleva al Ascenso. Estoy en duda de si el principe que derrama su comida soy yo (ayudar es en vano) o él (sin fuerzas), asimismo sobre si el que aconseja soy yo. Pensé originalmente que él no tiene fuerzas para su tarea y que yo podría aconsejarlo, apoyarlo, y que la subida podría ser algún grupo de apoyo o algo del tipo, lo que fluya y el reciba. También pensé que quizá el que aconseja sea un "sabio" es decir, alguien que tenga experiencia, que haya pasado por lo mismo que el pasa y le recuerde la ruta. Es así? Una línea puede referirse a una persona y la otra a otra, como en este caso: la una habla de un príncipe y la otra de un sabio? abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola zaza, pienso que la cuarta sos vos, es el sitio del ministro del rey; él es el rey, la hermosa persona, tu hermanito, ¿cierto? Te dice que no puedes ayudarlo desde la posición de hermano, de ministro. Que no es un lugar desde donde se pueda ayudar en este caso. Parece que hace falta sabiduría sobre esta cuestión y que sería muy bueno que consultaras con la gente que está preparada por experiencia y estudio; que ellos te aconsejen. No actúes sin consejo sabio, este mundo donde vive tu hermano cuando recae en su adicción es un mundo que no conoces.
      Tal vez el 46 esté hablando de un grupo de apoyo mutuo para parientes, pareja y amigos, otros que estén en tu misma situación y dispuestos a ayudar. Hay que crecer para ayudar en estos casos; uno se tiene que involucrar, tiene que poner el cuerpo. Porque no es fácil de entender y cada recaída destroza todo lo que se había construido durante la recuperación. Usa el buscador, ha de haber en tu ciudad o en internet grupos de ayuda para los que quieren ayudar a las persona que aman a vivir con esto.
      Cariños zaza, un abrazo

      Eliminar
    2. hay que ayudar desde arriba, con sabiduría. Sabiduría es experiencia, reflexión, una vida de trabajo con esto. Desde ahí puedes ayudar pero para eso necesitas que te enseñen y te sostengan. No es fácil, es un mundo extraño que no entiendes. Saber que uno no sabe y pedir que le enseñen es el primer paso.

      Eliminar
  12. Sí, eso es cierto. Mis tímidos y torpes intentos de ayudarlo sólo lo han alejado aún más de mi. También pensé en eso que me dices, aunque no lo escribí. Es mi hora de hacerlo, de pedir ayuda. Obrigada Marta, un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. hola marta. Por aqui de nuevo. Voy intentando comprender mas y mas. Gracias x tanta madera para el fuego! Pregunte que hexagrama se asocia a la parabola del tesoro escondido q le es atribuida a jesus. Y salio 50.6 que da al 32. Lo que dices aqui es alimento. Que hermoso. Sigo trabajando en mi campo....saludos! Cariños... Fer.

    ResponderEliminar
  14. Marta, creo que ya encontré la respuesta. Quizás no lo veía como obstaculo, pero recientemente reflexionando sobre las cosas que he hecho en mi vida, a modo productivo (lease cuando estudiaba, cuando trabajo, etc) siempre las cosas me iban mucho mejor cuando lo que hacía tenía como prioridad a terceros, lo contrario de cuando era solo yo, en esos casos nada daba buenos resultados, lo cual me resulto bastante sorprendente porque constaté que en verdad mis vivencias han sido así a lo largo mi vida. Quizás el obstaculo sea esa situación que desde mi inconsciencia me hace actuar sacrificando para otros y de ese modo poder ascender. Me cuesta la idea de yo ascender si no hay algun otro involucrado por el cual sienta que debo sacrificarme. Creo que me costó verlo, porque quizás me parece una visión muy egoísta, así que no podía aceptarlo a la primera, pero áun así es lo que siento más acorde en mi interior con la interpretación para esta consulta. Gracias por todo, saludos.

    ResponderEliminar
  15. Hola marta. El caldero sin mutaciones podria interpretarse como un escenario en el que todo puede pasar? O un escenario en el que se estan "cocinando" cosas que van a pasar? Se me ocurrio esto la alquimia de la cocina. Soy cheff y veo asi a la cocina. La transformación. Hoy he preguntado sobre que sentira alguien por mi en este dia tan especial, el dia de la madre ya que tenemos un hijo pero estamos distanciados y mw respondió el caldero sin mutaciones. Creo que le erre a la pregunta. Me cuesta interpretarla. Feliz dia marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucía, usa el compendio de I Ching, lee sobre el 50. No puede ser que no sepas lo que se siente por el 50, El Caldero, lee y siente y lo sabrás; porque sentirás lo mismo. Y sin mutaciones.
      Feliz día Lucía :)

      Eliminar
  16. Anónimo29/3/17 7:21

    Hola Marta,hola a todos.Te escribo en esta ocasión implorando tu ayuda,pues estoy muy muy confundida con la respuesta del Maestro.
    Hoy he tenido un fortísimo encontronazo verbal con mi padre(75años)...
    Pregunte al Maestro:
    Porque mi padre me insulta??
    Respuesta 50,5 44
    Lo único q alcanza mi maltratada mente q esta disparatada por las emociones es q no acepta mi transformación en una mujer poderosa.
    Marta entenderé si no quiera publicarlo por lo desagradable del tema,una hija mayor (sun) peleándose verbalmente con su padre de 75.
    Si puedes aportarme algo de luz,te lo agradecería
    Clara hecha un mar de lagrimas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Clara, no existen los temas desagradables, sólo existen temas.
      Acá cualquiera que no seas vos no puede saber si 50.5 se refiere a tu padre o a vos misma. Veo que lo lees como que 50.5 al 44 sos vos y eso molesta a tu padre. Un padre de 75 tal vez haya sido educado con una ideología que lo lleve a una reacción como esta si 55.5 al 44 te representa a vos. Es algo muy común en hombres de 75. Lo grave es que te hayas enganchado en eso como cuando eras adolescente jejejej!
      Más bien consulta sobre tu reacción para aliviar tus emociones. Uno no puede cambiar a los demás, sólo puede trabajar sobre sí mismo.
      Cariños, gracias por comentar tu consulta. Un abrazo

      Eliminar

No se aceptan comentarios anónimos ni aquellos que no se correspondan al tema de la entrada. Este espacio de comentarios es para compartir las lecturas, no para utilizarlo como consultorio personal. Está activado el moderador de comentarios por lo que será publicado luego de que yo lo lea. Activen el comando "Avisarme"del formulario de comentarios para que les llegue su publicación y mi respuesta. Gracias por participar con nosotros.