¡BIENVENIDO!

En este blog se comentan los 64 HEXAGRAMAS del I CHING y se comparten experiencias para facilitar su uso y divulgarlo. Consulte los comentarios de las entradas, son extensiones de los artículos donde el I Ching cobra vida en nuestras vidas, ¡que sea bienvenido!

16 de agosto de 2016

Hexagrama 19, un comentario para apaciguar a las líneas 3 y 4...


Hexagrama 19, El Acercamiento. Para Ritsema es ACERCAR, la acción de acercar, acercarse, que lo acerques, que los demás te acerquen, estar con otros rodeado por un cerco. 
Acercar es como entrar a un corral. Un corral rodeado por un cerco donde uno está a resguardo de predadores en compañía de otros animales, por lo general, de congéneres de la misma especie.
Como somos hombres, esos otros son hombres. Pueden ser uno, dos, muchos. Pero este hexagrama también puede extenderse a vínculos con otras especies y también a entidades inmateriales; por decirlo de una manera que englobe todo lo que puedan sentir o pensar.

Hexagrama 19, Acercar.
Lago abajo, Tierra arriba
Lago abajo y adentro es Serenidad y calma, una conversación tranquila, intercambio abierto y regocijo, estar completo y contentado en sí mismo. Pero también es ser consciente del límite de Lago, de la tolerancia del ambiente de ese Lago y con-formarse a ello, al límite. Porque Lago se puede convertir en filoso y destructivo si se pasa ese límite. 

Tierra arriba y afuera, a la vista de todos, es gran cantidad y receptividad. Ser Receptivo y multitudinario es la cualidad de Tierra, Lo Receptivo.

Entonces este hexagrama tiene esas dos cualidades, es Sereno al interior y Receptivo -entregado, solícito-, al exterior. Dispuesto a asistir a otros y a ser asistido por otros.

Hay un aspecto de Lo Sereno que solemos olvidar, lo Sereno es circunspecto, conoce los límites, por eso es Sereno. Cuando se conoce un límite, se conoce desde ambos lados del límite. Un límite tiene un interior y un exterior, tiene dos lados, un medio interno y un medio externo están separados por un límite. 

Es como la membrana de nuestras células, sirve para el intercambio.  Hay un saber innato en nuestras células, si están sanas ellas saben qué es lo que necesita salir y qué es lo que necesita entrar a su cuerpo. Y tienen mecanismos para resguardar su integridad, su medio interno a resguardo del medio externo, porque son medios distintos.

Nosotros somos células de una sociedad mayor, que en este hexagrama es receptiva y multitudinaria arriba, el trigrama Tierra. La sociedad mayor visible es multitudinaria, Tierra arriba. Esta otra, Lago, de adentro y abajo, es una unidad de esa sociedad mayor y no es visible, está abajo, fuera de la vista y pasa más o menos inadvertida entre esa multitud. Como una célula hepática lo es del hígado en su conjunto. 
Hay gente dentro del cercado y fuera del cercado en este hexagrama. Los de adentro son los más próximos, los vecinos que comparten un espacio de vida, los compañeros que comparten un espacio de trabajo, de estudio o de recreación -los socios de un club, por ejemplo-. Eso es Lago abajo en este hexagrama 19.

Esto , todo esto que escribí hasta acá, es para hacer entender el escenario del hexagrama 19, Acercar. No es convivencia de pareja ni es familia ni es amistad, es compartir un espacio de vida con semi-conocidos y semi-desconocidos. Hay gente nueva que llega y gente que se va, un intercambio entre adentro y afuera a través de una membrana semipermeable que deja pasar en forma más o menos selectiva lo que entra y lo que sale. 

Hay voluntaria pertenencia porque la vida los ha juntado por un tiempo en el mismo espacio de vida. 

En un lago el agua se embalsa, pero entra agua por un río y sale agua por otro, su nivel y volumen es constante, la variación es escasa, como la cantidad de habitantes de un barrio o de empleados de una empresa que ya haya pasado por el cambio climático que la informatizó y el neoliberal que metió al tiburón en medio de las sardinas.

Si se trata de una laguna, sube con las lluvias y baja con la sequía, en este caso es un grupo humano en el que su variación de volumen es estacional, como una estación de esquí está abierta en invierno y cerrada en verano, un estadio de fútbol lleno de gente los días domingo y vacío el resto de la semana, un teatro o un local para fiestas o recitales de música. 

A esto se lo puede ver muy bien en este hexagrama 19, ACERCAR. Siempre hay buena voluntad al comienzo del acercamiento y entonces lo usual es que vayamos unos al encuentro de los otros para iniciar el ACERCAMIENTO con buena disposición de ánimo. Estamos descansados y expectantes.

Bien, el dictamen del hexagrama 19 es favorable -es una buena cosa el 19-, pero tiene una afirmación taxativa al final que siempre inquieta a todos los que lo recibimos como respuesta a nuestra consulta:

El acercamiento tiene elevado éxito. Es propicia la perseverancia.
Al llegar el octavo mes habrá desventura.

Lo que sucede es que cualquier ACERCAMIENTO tiene un tiempo y luego se acaba. Se acaba porque ya hemos hecho lo que vinimos a hacer a ese lugar. Tal vez hemos venido hasta un negocio a comprar, nos encontramos con el vecino y conversamos un rato mientras ambos esperamos.
Son momentos de Acercamiento entre nosotros que no alcanzan para establecer otras relaciones que no sean las circunstanciales. Las circunstancias nos acercan, las circunstancias nos separan, no ha habido una mutua elección en esas circunstancias. Suceden porque ambos nos hemos ACERCADO al mismo lugar, al mismo espacio, al mismo corral. La misma aula de clases, la misma elección de deporte, el mismo horario o nos gusta la misma música y hemos ido al mismo recital.

Pretender que un ACERCAMIENTO se convierta en algo que no es es una confusión muy frecuente, porque al ser momentos en que disfrutamos estar con los otros esperamos que se prolonguen indebidamente. Este hexagrama es un TIEMPO de ACERCAMIENTO, nada más.

Todas las líneas de este hexagrama son favorables, pero en una de ellas hay una nota discordante, en la tercera línea. 
La tercera línea es la que está más próxima a esa membrana semipermeable que separa el medio interno del externo, la más cercana al límite desde lo interior. Recordemos que son dos medios distintos. Y que el intercambio no debe dañar esa membrana. Porque así funciona muy bien Acercar, cuando reconocemos que nos estamos acercando al límite y nos detenemos para no traspasarlo.
La condición de este hexagrama es la del ACERCAMIENTO mutuo y estamos juntos en el mismo espacio. Pero nada más.
Cuando estamos juntos en el corral conversamos, reímos, jugamos, estudiamos, trabajamos juntos. Luego cada uno se va a continuar su propia vida.

Que en estos lugares se puedan llegar a conocer personas que luego y bajo otras circunstancias se conviertan en amistades, parejas o socios, es indudable. Este sólo es el lugar donde nos conocimos y nada más.

Es muy fácil que la tercera línea no vea en este tipo de relaciones del ACERCAMIENTO algo que está sucediendo afuera, en la cuarta línea. O que imagine que sucede  algo que no está sucediendo. 

Porque está muy cómoda y distraída en sí misma, en sus procesos internos, está en lo suyo, está adentro y satisfecha consigo misma. Esta en el signo de Lo Sereno, el Lago. Confía en esa membrana semipermeable a través de la cuál es visible desde arriba. 
Como un pez que sube a comer un insecto que ha caído al agua y no ve bien lo que está sucediendo por encima del agua. Porque esa piel del límite de la superficie del lago es un espejo que ondula desde abajo.




Acercamiento confortable. Nada que fuera propicio.
Si uno llega a entristecerse por ello quedará libre de error.

¿Porqué le sucede ésto a la tercera línea y no a las otras líneas? 

Es que la tercera línea ve las cosas del mundo exterior distorsionadas. No es un error ver las cosas distorsionadas, es lógico que con una membrana que distorsiona las imágenes del mundo exterior uno se fabrique a sí mismo fantasías. El error sería que, cuando las vea claras, no quiera entristecerse con ello y pretenda hacer realidad sus fantasías. 

Del lado exterior y también muy cerca del límite, a la cuarta línea las circunstancias de un mero ACERCAMIENTO no le satisfacen y desea otro tipo de vínculo con la tercera, un vínculo completo, cabal. Esto no es un defecto de la cuarta línea que se presenta con sus intenciones a la vista, con franqueza. Desde arriba se ve muy bien y con toda claridad a ese pez que ha subido a comer la mosca. La cuarta línea no ve su imagen distorsionada, ese pez es muy real, no es una fantasía.




Dictamen de la cuarta línea: Acercamiento cabal. No hay defecto.

Acá aparece un juego de mutaciones entre ambas líneas que hacen toda la diferencia en una lectura cuando hay movilidad en las líneas del Hombre -la tercera y cuarta- en el hexagrama 19, El Acercamiento.

Si sólo muta la tercera, si sólo lo hace la cuarta o si ambas mutan.

En el primer caso hay que llorar y hacer el duelo a las ilusiones rotas. Muta al hexagrama 11, La Paz
hexagrama 19
hexagrama 11
En el segundo caso todo bien, continuar como se va. El pez ya sabe y se dejará pescar o todavía no sabe y ya se verá cómo resulta en el futuro, porque ese pez tiene una imagen distorsionada del sujeto de la cuarta línea, está deslumbrado por él. Muta al hexagrama 54, La Muchacha que se Casa. Todo es cuestión de tiempo, ya se verá.


Hexagrama 19
Hexagrama 54

El tercer caso es más delicado. La tercera línea se ha equivocado y a salido de su error o persiste en su error y va hacia una situación nada propicia. Y la cuarta línea insiste. Puede llegar a ser un caso de acoso. 

Muta al hexagrama 34, El Poder de lo Grande. Ese hexagrama que acota "el Poder de lo Grande se demuestra en que uno se contiene" Es decir, cuando la cuarta línea del 34 se ablanda y cede significa que uno ha sabido contener su poder. Cualquiera que sea su poder; la belleza y el encanto, el dinero, el intelecto, la fuerza bruta, la espiritualidad, el conocimiento, las armas, sus instintos, su intuición, su posición social y algún otro que encuentren pensando. Cualquier tipo de poder y combinación de ellos. Bien contenidos en el bolsillo.

Hexagrama 19
Hexagrama 34
Estos malos entendidos de este hexagrama suceden entre estas dos líneas. Y es que la tercera tiene una naturaleza que no se corresponde con su posición. Está en un tercer puesto y es una línea yin. Para estar acorde con su posición en un tiempo de ACERCAMIENTO, corresponde que mute a una línea firme. Que muestre firmeza ante esa situación y llore todo lo que tenga que llorar por sus ilusiones rotas hasta que las saque de su mente que es el único lugar donde alguna vez existieron.
La tercera línea lo logra, por el camino corto o por el largo, termina por llegar a La Paz. El largo le hace vivir el 34 y es un gran aprendizaje el 34. El 54 también lo es. 


Las restantes líneas del hexagrama se acomodan sin dificultad al escenario del ACERCAMIENTO, a sabiendas de los límites y los márgenes de maniobra que existen en todo ACERCAMIENTO.  


Me quedé pensando en la condición de esa tercera línea, es evidente lo que le sucede y es algo muy frecuente. 
Recordé un cuento de mi niñez, el auténtico, no la versión de Disney ni otras que hay por ahí recortadas, cambiadas o mutiladas. Es este que ha subido el amigo Luis Lopez Nieves en Ciudad Seba:

 http://ciudadseva.com/texto/la-sirenita/

También he pensado lo siguiente, el 19 es un encuentro trascendente que se presenta en nuestra vida de todos los días. Nos puede pasar desapercibido. Si nos pasa desapercibido esa es la desventura del octavo mes, no haberlo advertido en ese lapso de tiempo acotado que dura el ACERCAMIENTO. Pienso que por ahí va la cosa con esa línea del dictamen que siempre nos deja inquietos. 
Estar inquieto es estar alerta, muy bien pensada esa línea del dictamen, nos pone alertas.

Otra cuestión, es importante que al leer estos comentarios se mantengan flexibles para trasladar el formato del hexagrama a otra dimensión de interpretación.
 Por ejemplo acá se aplica muy bien todo lo dicho a nuestro vínculo cercano entre nuestra consciencia con nuestro propio contenido inconsciente. Así, las líneas tres y cuatro serían un ACERCAMIENTO entre nuestra consciencia que busca en la línea 4 y contenidos subconscientes que buscan aflorar en la línea 3. 

En este caso la línea cuatro está mirando eso a través de una membrana similar a la de la córnea, pero interior. Una visión interior de una entidad subconsciente de algún tipo. Una imagen, una comprensión, un saber. 

Los ideogramas del hexagrama 19 Acercar tienen algo como un ojo o lente y algo como una pinza, son estos:



Los comentarios de los ideogramas de LySe Heiboer  están en el Compendio de I Ching. Les recomiendo ACERCARSE a mirar.