I Ching; reflexiones sobre El Agua, K'an, el hexagrama 29

Escribo estas reflexiones para atraer la atención de los lectores de este blog sobre el simbolismo de los trigramas y hexagramas. El uso que hacemos en occidente del I Ching está demasiado apegado a los textos y parece como si a los usuarios se les escapara por completo el simbolismo del signo. Algo que es incompatible con una lectura personal y por tanto no sirve al crecimiento.

Sabemos que los elementos en la simbología china son cinco; metal, agua, madera, fuego y tierra.
Ch'ien, Lo Creativo, el hexagrama 1 y Tui, El Lago, el hexagrama 58, son metal.
K'un, Lo Receptivo, el hexagrama 2 y Ken, La Montaña, el hexagrama 52, son tierra.
Sun, El Viento, el hexagrama 57 y Chen, El Trueno, el hexagrama 51, son madera.

Para los elementos fuego y agua hay un solo significador; Li, El Fuego, el hexagrama 30 y K'an, El Agua, el hexagrama 29.
Se dice de ellos que son los representantes del padre Ch'ien y la madre K'un en este mundo del que tenemos consciencia. Es decir, el mundo que nos permiten percibir nuestros sentidos y que llaman Cielo Posterior y también podríamos nombrar como El Mundo de los Sentidos.
Un mundo limitado por la limitación de nuestros sentidos. Vemos lo que podemos ver, oímos lo que podemos oír, olemos lo que podemos oler, saboreamos lo que podemos saborear y para el tacto ni verbo tenemos porque no existe "tactear" y tocar es un verbo que no alcanza a hablar del sentido del tacto. Para nosotros tocar solo es algo que hacemos sin percibir la calidad de la superficie. Nuestro tacto es un sentido desaprovechado que se asigna a Sun -Viento y árbol- por razones obvias.

K'an, El Agua, es el representante de la madre K'un; entre los cuerpos celestes es la Luna y entre los órganos de los sentidos es el oído, la audición.
Li, El Fuego, es el representante del padre Ch'ien; entre los cuerpos celeste es el Sol y entre los órganos de los sentidos es el ojo, la visión.
La Luna es la luminaria de la noche, el Sol la luminaria del día. Son los dos sentidos que privilegiamos para usar, el oído y la vista. Para el oído no necesitamos que haya luz, el oído funciona con luz y sin luz. Como la Luna que puede estar o no estar en la noche. Para la vista es imprescindible la luz, para la vista necesitamos el Sol.
Parece que meditando en el accionar del agua y del fuego en este mundo que percibimos con nuestros sentidos podemos acercarnos a comprender la naturaleza del padre y de la madre. De Lo Creativo y de Lo Receptivo como abstracciones.

Cómo actúa el agua, el representante de Lo Receptivo, la madre.
El agua no duda. Se presenta sólida, líquida o gaseosa y cambia de estado con la variación de la temperatura, es decir que obedece a las variaciones de Li, El Fuego, el representante del padre, el Sol.
Circula por el aire y por la tierra beneficiando a todos y no hace diferencias.
Su cantidad es constante, no hay variación en la cantidad de agua del planeta. El agua está acá, es nuestra, se mantiene pegada al planeta como lo hace la Luna y la madre. No hay duda al respecto, la Luna es nuestra. Al Sol lo compartimos con los demás planetas del sistema
El agua es blanda e informe y se adapta a la forma del recipiente que la contiene.
Cuando el agua cristaliza en copos adquiere una gran variedad de formas, todas son distintas. El agua no repite formas. Si bien la idea del cristal es siempre la misma -una disposición estrellada con seis brazos que parten de un centro-, no hay dos cristales iguales. Como la idea de "hombre" es siempre la misma, pero no hay dos hombres iguales.
Con el agua nada queda sin crecer, sin ser fomentado, sin intentar, sin experimentar, sin aprender. La infinidad de variaciones de los cristales de nieve. El agua es ejercitarse en el oficio de vivir

La segunda línea del hexagrama Lo Receptivo es su regente y dice:

Rectilíneo, rectangular, grande.
Sin propósito, y sin embargo nada queda que no se vea fomentado



El agua sigue un camino descendente, busca la hondura siempre pegada a la tierra. El agua se reúne con más agua porque su curso con-fluye hacia lo profundo. El agua conoce lo que no se ve, las profundidades del planeta, sus entrañas. El agua subterránea entra y vuelve a salir transformada, cargada de minerales.
El agua conoce las más altas montañas, esas que cubre de nieve y luego de hielo, conoce las grietas de las rocas y el interior de cada una de nuestras células. El viaje de una gota de agua es interminable, nunca para de viajar. No necesita combustible para moverse como lo necesita el fuego, sin embargo sí necesita el calor y el frío para cambiar de estado, subir y bajar.
Frente a mis ojos hay agua, humedad atmosférica que no veo pero que puede condensar en nubes frente a mi propia vista. Por eso se asocia a la imaginación creadora. El agua es transparente, sin embargo deforma la visión de lo que está sumergido en ella. Lo agranda y cambia de lugar, el agua genera ilusiones visuales, espejismos. Por eso se asocia al arte, la música la poesía.
La superficie del agua refleja y duplica las imágenes, es engañosa y hay que conocerla para llevarse bien con ella. Por eso se asocia al aprendizaje.
El agua sostiene nuestro cuerpo y lo hace más liviano, podemos flotar en el agua como los pájaros flotan en el aire. Por eso se asocia a los cambios de consciencia.
 El agua limpia y disuelve, es el disolvente universal que se lleva todo lo que no nos pertenece; es decir, todo lo que no usamos. Por eso se asocia a los ladrones.
El agua es ágil y poderosa, por eso se asocia a un caballo joven al galope y a la juventud y la necedad que la acompaña.
Se dice del agua que es modesta, que permanece en los lugares bajos donde nadie quiere estar. Que rellena toda hondura y cuando la ha rellenado continua su camino porque ya lo conoce. Que cuando encuentra un precipicio salta sin dudar ni un momento, que si algo se interpone en su camino, lo rodea y sigue, se dice que debemos imitarla para avanzar en medio del peligro. Que en el peligro es mejor no detenerse, es mejor hacer como el agua que no se detiene. Por esto, porque no se detiene, se asocia al corazón que persevera y es fiel a su camino y a su destino, que nunca se detiene mientras hay vida.

Ese bulto entre los brazos y las piernas es el corazón,
 nos late desde que teníamos 6 semanas de vida.
Aún me late, es fiel y perseverante.
El Agua solo puede ascender si cambia de estado, si cambia su estructura molecular, pero eso no le impide el avance, se vale de la gravedad para descender hacia el mar. Se vale de la caída, se deja llevar por la pendiente. Es un experto en caídas, cada caída es un aprendizaje.

También le llaman Lo Abismal, lo profundo y antiguo , lo inconsciente y nuestros recuerdos más remotos. En el agua del útero escuchamos el latido acompasado del corazón de nuestra madre y el  susurro acompasado de su sangre circulando por las grandes arterias como las olas en el mar. El cuerpo de nuestra madre era una orquesta; nuestra primera música, el primer ritmo. Esos recuerdos están hundidos en el abismo de nuestro inconsciente. El agua es lo que no sabemos pero está. Es lo desconocido de uno mismo y por eso es peligroso. Quién sabe los monstruos extraños que viven allí y que un maremoto puede traer a la superficie. Un viaje abismal es un viaje que abre las puertas de la percepción a nuestro mundo sumergido en el abismo del inconsciente.
Lo desconocido nos atemoriza porque no sabemos cómo tratar con ello, por eso se dice que El Agua es peligro y que debemos aprender como el agua. El agua sabe por haberlo vivido. Un medio extraño a nuestro hábito de vivir en el aire y donde la percepción de los límites de los seres está enturbiada. En ese medio el sentido que usamos es el oído, la visión está disminuida a pocos metros, en cambio los sonidos se trasmiten a mucha distancia. Por eso inventamos el sonar para explorar las profundidades abisales del mar.



El oído, el órgano que se corresponde a K'un, es receptivo; un órgano con un pabellón y un orificio con forma de embudo para recibir el sonido que entra. El sonido llega hasta nosotros y penetra. El sonido hace vibrar una membrana en el fondo del embudo y mueve unos huecesillos minúsculos conectados a ella que están en una cavidad cerrada y llena de agua. Esa vibración se traduce en nuestra consciencia con lo que llamamos "sonido". Nuestra memoria reconoce los sonidos y los traduce a significados de consciencia. Así reconocemos las palabras, siendo receptivos a ellas y usando nuestra memoria sonora. Cuando reconocemos hemos oído, si no reconocemos solo hemos escuchado. Oír es memoria, escuchar es usar el órgano.
Estar a la escucha es estar alerta a los sonidos que nos llegan para reconocerlos. Es estar atento. Estamos atentos cuando sentimos una amenaza, el oído está asociado al peligro y al miedo. Miedo a la oscuridad, cuando el único sentido que nos protege es el oído y temblamos de miedo con el recuerdo ancestral de los predadores nocturnos. También el alivio que experimentamos cuando oímos la voz tranquilizadora que nos dice, "duerme tranquilo, yo velo tu sueño".

Supongo que reconocerán este miedo en los sentimientos que les produce recibir el hexagrama 29 en una consulta. Miedo a la oscuridad es algo muy antiguo y está pegado a nuestros genes. Aunque nada hay en la oscuridad que no esté también en la luz, la oscuridad nos pone en alerta. Es que la oscuridad favorece a los predadores y corresponde mantenerse alerta y en movimiento. El agua es asumir el riesgo de vivir, porque vivir es peligroso.

No seguiré ahora navegando significados para el agua. Hay mucho más, hay una vida para meditar en el agua, sus cualidades y comportamientos. Todo está en el trigrama agua y en el hexagrama K'an, el representante de la madre. Todo lo que es del agua está allí.
Esto que he escrito es para comenzar a pensar en el agua.

El Agua
En El Agua están los tres hijos,
está el trueno y está la montaña.
¿Los ven?

. . .


Hay muchas entradas escritas sobre el hexagrama 29, están ordenadas en la página Haxagramas 1 al 30, la página que esta en la barra superior del blog. Saludos.


Comentarios

  1. Maravilloso. Gracias por introducir la lectura simbólica, tan necesaria, tan relevante y básica, como el Agua.
    Un saludo afectuoso, aprendo mucho con tus publicaciones.

    ResponderEliminar
  2. Hola Marta, qué tal va?
    Te escribo pues me gustaría pedirte opinión, unis ojos que no sean los míos para una lectura a una pregunta que hice hoy mismo.
    Qué patrón me mantiene atrapada en esta tristeza? Salió 29 muta al 1.
    Mi comprensión del resultado es:
    Estoy acostumbrada a algo que me perjudica. Yo lo relaciono con mi entorno/sector laboral, que hace años deseo variar sin éxito. Además ando entusiasmada en todo lo creativo, pero no encuentro justamente la grieta para conectar ambos mundos, de momento....
    El libro habla tb de lo creativo, como tendencia, pero al volver a la pregunta me resulta todo contradictorio... Las 4 lineas mutantes si las leo no veo una progresión en ellas pues van " saltando". Y lo creativo... Pues no se si interpretarlo como parte del motivo de la tristeza, en cuanto a la frustración, o como esperanza... O ambas cosas.
    Podrías orientarme para ver un poquito mas claro?
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia, preguntaste por un patrón. Para traducir esta respuesta tienes que reconocer ese patrón en tu vida.
      Te cuento el patrón que se muestra acá y vos revisas tu vida, ok? Tomate tu tiempo para hacerlo o pide ayuda para hacerlo.
      Acá salen mutando todas las líneas yin del 29, justo son las que no fluyen. Porque en el 29 las únicas que fluyen y avanzan y aprenden viviendo son la dos y la cinco. Todas las demás tienen miedo de vivir y eluden el riesgo con distintos procedimientos que puedes estudiar en las líneas y reconocer en tu vida.
      Entonces sucede que el hexagrama 1 te atrapa en la mente, todo son construcciones mentales, demasiado pensar sin hacer. El hexagrama 1 sin el 2 se queda en la mente y no baja a tierra, no materializa sus ideas.
      Algo así es el patrón que se muestra acá. Espero te sea útil esta consulta, usa el Compendio y las otras entradas del 29 que están en el blog.
      Un saludo afectuoso.

      Eliminar
  3. Mil gracias Marta. Ya rompí en llanto. No hace falta que revise mi vida. Es el patrón base sobre el que siempre he vivido... Herencia de mi papá... Y en este último tiempo se me queda chico, me crea una graaaaan y profunda tristeza interna reconocerlo.
    No sé como agradecerte. Llevo años recorriendo mi laberinto interior pero hay momentos con especial significado. Este es uno. Gracias de corazón.
    Lo que no era capaz de ver es realidad lo más obvio.
    Un abrazo enorme. Y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar
  4. Por supuesto, revisaré el resto de informacion con tranquilidad también. Quiero agradecer tb a la gran sabiduría de I ching tb por su respuesta y a ti por ayudarme a leer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabes Silvia que dudé si contestarte, porque esto es algo que hay que decir con mucha cautela, uno no sabe quién es la otra persona. Estudié tu comentario y decidí que sí, que te lo diría, sentí que estabas preparada para oírlo. Me alegra mucho tu respuesta, son lágrimas de reconocimiento. Reconocimiento es una palabra con doble significado, el de volver a conocer algo que ya se sabía y el de agradecer por ese hecho. Ambos están en tu respuesta y todo es para este libro que nos ayuda a vivir.
      Gracias a ti, un abrazo

      Eliminar
  5. Hooola de nuevo.
    Ahora sólo te escribo pq entré a leer con más calma y vi el último comentario entremedio de tu primera respuesta. Me equivoqué tocando el botón Responder me parece. Te mando ahora de nuevo el texto por si lo quieres editar todo seguido :) un abrazo!


    Gracias Marta por tu tiempo, tu cautela y tanto cariño... que vuelves a tocarme el corazoncito... Es muy difícil tu posición, de responder aquí sin conocer personalmente. Eso supongo que es un don que se ejercita cuando pierdes el miedo a vivir ;)
    Yo si te soy sincera, yo también dudé esta mañana en consultarte (sé que esto no es un lugar de terapia sino de compartir) Y me alegro de haberlo hecho, claro! Además tenía una duda muy en el fondo de mi mente de si el I Ching era un constructo mental colectivo más, fruto de mi propia desconfianza. Ya ves que tengo mucho trabajo por delante. Así que paciencia...

    Te mando muchos cariños, como dices tú :)
    desde España, y cuenta conmigo si en algún caso pudiera serte de ayuda en algo.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo27/1/17 6:36

    Querida Marta, soy la madre y el padre de mi hija, que en este presente ya es adolescente. La tuve joven. Estoy casi segura que el papel de madre lo hice medio bien, o al menos es lo que exponen reiteradamente los especialistas, pues ya llevamos tres años de terapias. Aunque una madre parece estar estigmatizada para dudar de todo casi todo el tiempo cuando de sus hijos se trata y en ocasiones hasta da la sensación que la sombra de la culpa viniera implícita en el pack de la maternidad, cosa que sin ánimo de generalizar pues nada es absoluto, me da la sensación que no ocurre en el padre. El papel de padre, y seguramente porque yo misma no tuve referencia positiva de dicho papel en mi infancia, me salió mal. Aunque consciente de mi carencia, me haya intentado esforzar toda la vida, me temo que no ha salido nada bien. A día de hoy, mi hija es como una especie de cachorro de tigre con un corazón de oro y valores nobles pero totalmente perdido, descabalado y asalvajado. Esto le ocasiona muchos problemas en su propia vida, así como una insatisfacción y depresión casi crónicas que trata de llenar con formas incorrectas. Llevo tiempo (años) preguntando como poder ayudarla, estudiando detenidamente las respuestas y aplicándolas abarcando toda la medida que alcanzo. Salga el hexagrama que salga (23, 33, 39) siempre deriva en el 15. La Humildad, que en este caso siempre lo entendí un poco como "Empiece Donde Está. Use Lo Que Tiene. Haga Lo Que Pueda" con sus diferentes fotografías y caminos de los "comos" para llegar a ello. Esta vez formulé otro tipo de pregunta: ¿Qué es lo que estoy haciendo yo mal con mi hija y no soy capaz de ver?. Me salió este hexagrama 29.1.2.4 hacía 17. Conozco ambos hexagramas, y no suelen representarme dificultad, pero me estoy enredando un poco al intentar aplicarlos en respuesta a esta pregunta. He leído durante días todas las entradas y el compendio. Creo que describe lo que acabo de exponer, es decir, que no voy desencaminada en mi visión y en este caso, puesto que responde a "lo que estoy haciendo yo mal" que hay una continuidad en ese "malhacer", pero ¿lo que hago mal es entonces la parte de madre también?. Parece excesiva con tanta agua, ¿o soy demasiado agua? (esto es cierto) ¿o pierdo demasiado tiempo en búsquedas y reflexiones en lugar de ejecuciones concretas?(esto también es cierto).¿Algo en mi le crea confusión y caos a ella? (mira que diría que desde que me independicé con 17 años, vivo en el 18 por iniciativa y necesidad propia, pero quien sabe).Lo tomaría como descriptivo, pero recuerdo que me está respondiendo con lo que no soy capaz de ver. Agradecería mucho tu opinión. Estamos solas. Atentamente MamaLuna.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, tal vez te pueda ayudar leer La Imagen del hexagrama 29. El 29 no habla mucho, enseña con el ejemplo, muestra cómo fluir por lo más simple y lo más fácil. El 29 no se pone a analizar cada movimiento que hace, el Agua elige el camino más corto y más fácil sin dudar. El 17, Seguir, es el liderazgo lógico.
      Es como que el agua fluye sin pensarlo mucho y SEguir lo piensa hacia el futuro, lo proyecta al futuro. El 17 es el horizonte utópico que ve las líneas de fuerza que se proyectan al futuro y las sigue. Usa la lógica para hacerlo, causa-consecuencia.
      Dice que esto es lo que estás haciendo mal.
      Eso puedo decirte ahora.
      Saludos

      Eliminar
    2. Es como si te dijera "ese 29 mal hecho aquí y allá por lógica consecuencia ha llevado a la situación que estás viviendo ahora." No veo culpa en eso, simplemente es lo que sucede. 17 años no es edad para educar niños completamente sola. Seguro has hecho lo mejor que podías.

      Eliminar
    3. Muchas gracias Marta. Todo lo que expresas resuena, es decir que és, y lo se, y también alguna lagrimilla cae al leerte porque a veces una confirmación de alguien a quien respetas, semeja un aliento necesario. Supongo que quiero saber que es exactamente lo que estoy haciendo mal para dejar de hacerlo. Me viene la imagen de un cirujano que sabe que el paciente que tiene delante tiene cancer, pero no supiera donde. Marché de casa con 17 por propia supervivencia, mi hija llegó cuando yo tenía 21. Ahora tiene 15 y ya sabes, todavía creo que algo bueno puedo hacer por ella. Con bueno no me refiero a los básicos lógicos que desde mi humilde criterio debe cubrir y aportar una madre, me refiero precisamente al correcto ejemplo y la correcta guia por mi parte. Ella es para ella y para el mundo y ni si quiera valora la vida, cada día se va un poquito más. Todos los niños nacemos inocentes y con ganas de vivir, después se nos va olvidando o nos lo hacen olvidar. Y si, claro que lo he hecho lo mejor que podía, pero eso no es excusa. Vivir es partirse mil veces si hace falta con tal de aportar algo bueno, o como poco sincero a la existencia en si misma. Seguiré leyendo sobre el agua y seguiré regresando al hexagrama 15. No necesito preguntar más al maestro, tan solo llegar a comprender correctamente sus respuestas, pues se que me las ha dado. Gracias por tu tiempo y tus palabras Marta. Me las quedo cerquita para que fluyan estos días, es posible que me lleven al siguiente punto. Este blog es maravilloso, aporta algo bueno al mundo... eso significa el regalo de la vida, a eso me refería antes. Con cariño MamaLuna.

      Eliminar
    4. No preguntes que haces mal porque eso ya está hecho y no te sirve, ni a ella, saberlo. Pregunta que es lo que PUEDES hacer para ayudarla. Siempre es mejor buscar lo que uno PUEDE hacer que lo que no puede. Porque si algo estás haciendo mal eso no es algo consciente en vos y no puedes decubrirlo. Es una pregunta que te deja sin salida.
      Un abrazo

      Eliminar
  7. Hola Marta: ante todo agradecerte este maravilloso blog que tanto nos ayuda a entender los mensajes del I Ching y a través de ello a nosotros mismos..aunque algunas veces como en mi caso resulta difícil entender qué nos quiere decir.
    Dices en tus entradas a este hexagrama que nos sale para mostrarnos que somos necios,
    Hace un año falleció mi madre y luego mi tía, en tres meses me quedé sin familia de sangre ninguna. Siento culpa y remordimientos por cosas que no hice por ellas, en parte por incapacidad y en parte por cobardía.
    He vuelto a mi lugar de residencia, con mi pareja, intento retomar mi vida, pero me siento absolutamente apática, sin ningún interés por nada, hago mi trabajo porque lo tengo que hacer, pero en general no quiero ver a nadie ni estar con nadie. Puedo pasar días sin salir de mi casa más que a hacer alguna compras o un trámite cualquiera. Mi pareja tiene sus cosas y su trabajo y mi vida se limita actualmente a esperar que vuelva, limpiar la casa, cocinar y todas las tareas en general. Artísticamente (nos dedicamos al teatro) me siento estoy estancada y no tengo nada más que decir sino mi rabia y pena por todas las injusticias que veo, y que también sucedieron en el caso de mi familia. El trato con los colegas me resulta difícil porque siento que todos son muy competitivos e hipócritas, se relacionan por conveniencias,y sus espectáculos optimistas y buena onda como si vivieran en un mundo ideal, y hablan de solidaridad, y luego sólo me buscan cuando necesitan algo de mí ("prestame, alcanzame, llevame ,traeme).
    No le encuentro sentido a mi vida, y no puedo disfrutar de nada, solo leer y ver películas me da bienestar.
    Cuando ayudo a alguien, internamente me siento hipócrita porque hice muy poco por mis seres queridos, y ahora ya es tarde, entonces no lo hago por nadie.
    Mi pregunta al Maestro fue: Estoy muy triste por las muertes de mi madre y mi tía ¿Cómo debo seguir en esta vida? respuesta: hex. 29, sin cambios
    Si siento dolor, lo tengo que transitar; si tengo rabia, la tengo que transitar; entiendo que me dice que tengo que arriesgarme en la vida y pasar por todos los sentimientos y no guardarme nada; algo así como que debo fluir, aceptar todo y a todos como son y adaptarme, y no mirar más el pasado, hice lo que hice y pasó lo que pasó, no estuvo bien ni fue lo que queríamos, pero ES LO QUE ES, ¿estoy siendo egoísta en esta interpretación?
    gracias, sigo leyéndo las entradas y comentarios, son todos una maravilla, yo no escribo muy bien, espero se entienda, un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alejandra, te recuerdo. Sí, eso es. Y te digo, no es egoísmo, es estar vivo. Ellas han muerto y eso es algo completamente natural como es natural para vos continuar tu vida.
      El agua no piensa mucho pero tiene mucha memoria, actúa y aprende viviendo. Por eso la imagen habla de que se dedica a la enseñanza, porque muestra cómo hacer, porque sirve de ejemplo. Uno mira cómo hace el agua y aprende a continuar viviendo su vida. El agua es eficiente en su andar por el mundo.
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Gracias por tu respuesta! estoy dolida y no sé cómo seguir, pero me sirves de guía con tu sabiduría, leeré todas las entradas también de las líneas, ya que el hexagrama es sin cambios, gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

No se aceptan comentarios que no se correspondan al tema de esta entrada. Este espacio de comentarios es para compartir tus lecturas, no para utilizarlo como consultorio personal. Está activado el moderador de comentarios por lo que será publicado luego de que yo lo lea. Activen el comando "Avisarme"del formulario de comentarios para que les llegue su publicación y mi respuesta. Gracias por participar con nosotros.

Entradas populares