Hexagrama 7, El Ejército. Una interpretación política




Cuando se habla de política, se habla de toma de decisiones y, en este sentido, política es un término amplio que abarca todas las dimensiones de la vida.
Este comentario es para establecer los prototipos -o arquetipos si quieren-, del General de la segunda línea y del Príncipe de la quinta línea de este hexagrama. Lo que haré es delinearlos.
En un próximo post estudiaré las mismas líneas en el hexagrama 8 para contrastar  a ambos.

Comienzo por la línea quinta, la del Príncipe. Ésta es la traducción de su dictamen en la versión de R. Wilhelm:

En el campo hay un montaraz. Es propicio apresarlo. No hay falla.
Conduzca el de más avanzada edad el ejército.
El más joven conduce cadáveres;
así la perseverancia acarrea desventura.

Supongamos la dimensión personal, la de un individuo consigo mismo. Supongamos que este individuo ejecuta sus decisiones personales, las que atañen a sí mismo, al estilo del hexagrama 7 en su quinto puesto.
Lo puede estar haciendo en forma circunstancial, porque las circunstancias transitorias de su vida lo llevan a tomar decisiones al estilo del hexagrama 7 en el quinto puesto o lo puede hacer como un estilo de vida que se ha cristalizado en él en algún momento por circunstancias traumáticas que haya vivido, porque El Ejército es pesadumbre, herida. Sea como sea, delinearé las características.

Este sujeto entonces está en pie de guerra permanente, vive apesadumbrado y en guardia por posibles ataques y ve enemigos o aliados en las personas con las que se vincula. Esas personas o son parte de su ejército o son sus enemigos. Son aliados o son enemigos, no hay otra opción. Pero también tiene en cuenta que el aliado de hoy puede ser el enemigo de mañana y a la inversa, por eso nunca baja la guardia y permanentemente trama intrigas para retener y aumentar a los aliados y debilitar a los enemigos.

El General de la segunda línea está en su pensamiento, en su interior; el General no se ve, nadie lo ve. Está enmascarado por el Príncipe, blando y dócil, de la quinta línea.
Como el puesto quinto no se condice con la línea, porque es un puesto firme, yang, y la línea es blanda, yin, rodeada de líneas blandas en las que no encuentra apoyo, es un Príncipe impredecible e incoherente, que toma por sorpresa con sus arranques de rabia en privado y sus  decisiones extemporáneas cuando la línea muta y se hace yang.
La quinta línea está sometida a una presión interior que no lo deja descansar y lo apremia a la acción decisiva siendo que no cuenta con la firmeza para ello en forma permanente. Su naturaleza es blanda y se le exige ser firme sin apoyo de su entorno.
Las decisiones súbitas y extemporáneas, los ataques de rabia en privado, son síntomas de esa presión interior. Otro síntoma es su estado continuo de búsqueda de alianzas, un tocar el ánimo de los que lo rodean para asegurarse de que lo siguen, una manipulación permanente de su entorno, recurrir al chismorreo, los secretos y la delación. Estrategias, maniobras y tácticas que elucubra el General del 2º puesto que está en su pensamiento, abajo.
Esas decisiones que toma en forma abrupta recurren al procedimiento de establecer un hecho consumado y seguir adelante como si no hubiera sucedido nada. No escucha opiniones ni pareceres ni marchas atrás, lo tomas o lo dejas, amigo o enemigo.
Esta es la mutación:

Hexagrama 7, El Ejército
Hexagrama 29, El Agua, El Abismo.

Cómo funciona esta mutación en una dimensión comunitaria, cuando General y Príncipe del hexagrama 7 son distintas personas.
Supongamos a un político o a un padre o madre de familia o un funcionario que ha llegado a un puesto ejecutivo -de toma de decisiones- y tiene esta naturaleza blanda y está rodeado de blandos porque no tolera otras opiniones o no las necesita para obedecer al segundo puesto, y manifiesta todos los síntomas que enunciamos en el párrafo anterior. Está respondiendo a la presión de otra persona o personas que no son visibles para los demás. Los intereses de un grupo de presión que lo ha encumbrado porque es obediente entre obedientes;  un familiar, un amigo o un terapeuta que lo presiona para que se ponga firme y sea ejecutivo, un ejecutivo de rango superior que lo usa de pantalla porque sabe que no renunciará al puesto, cualquier otra condición que podamos conocer en nuestra vida diaria sobre este tipo de personas que nos rodean.



Veamos ahora el prototipo de la segunda línea, el General. Este es el dictamen de la segunda línea en la versión de R. Wilhelm:

¡En medio del ejército!
¡Ventura!  ¡Ninguna falla!
El rey confiere un triple galardón.

En la dimensión personal, la de un individuo consigo mismo. Supongamos que este individuo ejecuta sus decisiones personales, las que atañen a sí mismo, al estilo de la segunda línea del hexagrama 7.
Este sujeto también está en una guerra y siente pesadumbre por ello, también lleva una herida  -porque esa es la condición de este hexagrama-, es yang en puesto yin, firme en un puesto blando, también cuenta sus amigos y sus enemigos. También moviliza sus recursos; pero -a diferencia de la quinta línea-, estos recursos son personales, interiores. Distingue sus enemigos interiores, los ha reconocido, conoce sus debilidades y conoce su herida. También conoce a sus amigos interiores, sus fortalezas. Al conocer sus debilidades trabaja con ellas, las ejercita, las convierte en fortalezas.
Con el tiempo deja de temer, aumenta su auto confianza y su autoestima, ve lo mucho que ha logrado fortaleciendo su interior. Entonces llega al umbral donde yang se hace yin y muta al hexagrama dos, Lo Receptivo. Ya no está en guerra, ahora acepta ser guiado por Lo Creativo.
Esta es la mutación:

Hexagrama 7, El Ejercito
Hexagrama 2, Lo Receptivo

Esta segunda línea, la del hexagrama 7, es una línea que me estremece de admiración. Ese es el triple galardón que todo rey blando confiere a su General bien-amado. Porque se lo merece; este General interior a afirmado la integridad del príncipe blando en el 5º puesto, ahora es por dentro como es por fuera; entregado, dócil a Lo Creativo. Los temores ya no están, la herida cerró. No es que se haya olvidado, porque se recuerda todo, es que ya no duele. Se ha llegado a la comprensión del mundo y se lo encuentra perfecto tal y como es. No hay culpas, lo que hay es malos entendidos.
Si aún no se sabe esto, hay trabajo que hacer por delante.

Y cómo es que funciona esta mutación en una dimensión comunitaria, cuando General y Príncipe son distintas personas.
El Príncipe blando deja hacer al General en medio del ejército porque confía en él; por su parte el General firme conoce su puesto y no presiona al Príncipe blando para que sea lo que no es.
Este Príncipe blando no gusta de la guerra, detesta la guerra, detesta el sufrimiento que la guerra trae a su pueblo. El ejército solo es defensivo, el General se ocupa de que la gente sepa lo que tiene que hacer si es atacada, cómo usar las armas para la defensa, cómo proteger a los niños, las mujeres y los ancianos, cómo atender a los heridos, cómo ocuparse de los muertos. Nadie es abandonado a su propia suerte ni se emprende una guerra por capricho, afán de rapiña o engrandecimiento personal.
La guerra es el último recurso y sólo en caso de ataque. La guerra es defensiva.

Si transpolan esta actitud a cualquier ámbito comunitario -familia, empresa, ciudad, país- bajo condiciones abrumadoras como son las de una guerra: desastres naturales, defaults económicos y quiebra de empresas, pérdida de empleo, divorcio, pobreza estructural, muerte prematura de un padre o madre, y cualquier otro desastre comunitario que hayan tenido que soportar, esta actitud del General que está en medio de las tropas en el segundo puesto haciendo el trabajo que el Príncipe blando del quinto puesto le ha encomendado, es una bendición para esa comunidad. Es un general bien-amado y el Príncipe le otorga un triple galardón.

A la pobreza estructural se agrega el terremoto, esta fotografía es de Perú. En este tipo de situaciones el hombre fuerte del segundo puesto del hexagrama 7 sabe lo que tiene que hacer, es una emergencia que aflige al pueblo. No hay margen para que alguien se haga el distraído, el que no tiene nada que ver en el asunto. 
Este hexagrama habla de un sistema político que intenta atender a las necesidades comunes -del pueblo en su conjunto que está representado por el trigrama Tierra duplicado en la estructura, en el trigrama superior y en el nuclear superior-,  y prevenir el costo social de los desastres que puedan ocurrir. Un pueblo educado, saludable, organizado en unidades funcionales arriba, un General preocupado por la coordinación y la logística abajo. Es hacerse cargo de las heridas que se arrastran, es curar la pesadumbre del pueblo. El Soberano, la quinta línea, es el pueblo. El General, la segunda línea, es el gobernante realizando su gestión.
 En ese sentido, cualquier sistema político que tenga este objetivo y se movilice para lograrlo con éxito  está señalado por la mutación de la segunda línea de este hexagrama.
La quinta línea al mutar nos muestra el mismo sistema político descompuesto, invertido. El General, el gobernante de la segunda línea, en su gestión, tiene desmesuradas exigencias para con el pueblo. No mide la presión a la que lo está sometiendo y es de temer un estallido social o una guerra civil entre facciones opuestas.

Una guerra es una cosa muy seria; es pesadumbre, es herida. Es necesario y urgente que el General se ocupe de convertir la masa amorfa, herida emocional y materialmente, en unidades funcionales para que se mantenga la integridad del individuo, sea una persona o sea una comunidad; para que no se disocie en identidades múltiples y disfuncionales que compitan ferozmente unas con las otras. Ese es el trabajo que el Príncipe del quinto puesto a encomendado al General del segundo puesto y él sabe cómo hacerlo.



Comentarios

  1. Hola Marta,
    Te pongo antes en contexto: llevo varios días muy revuelta porque recién abandoné mi trabajo para ir en busca de uno que acuerde con mi interior (vocacional). Esto me llevó a organizar de nuevo la economía y estoy en proceso de cambio de hogar, como ando en época de transición esto afecta también a mi plano emocional. En relación a mi pareja, al que más bien lo siento como un compañero en el camino (más acorde al hex. 54 lo siento como alguien con quien comprometerse y aprender de igual a igual) últimamente con él también tuve los ánimos revueltos…
    Mi pregunta fue, ¿qué es lo que me mantiene tan preocupada en mi interior? Es una inquietud muy molesta, como una pulga saltarina que escapa al análisis por partes de todos estos cambios... Y es algo que me pesa mucho y me erosiona, me cansa al andar.
    La respuesta fue el hexagrama 7 mutando (2.4.5) al hexagrama 45.
    Mi lectura: Entendí el ejército como herida sólo cuando leí tu entrada, por evidente que parezca! Lo que me mantiene tan preocupa quizás es una herida que se concreta en que me siento realmente distinta a los demás, me da la sensación que tengo que decir/hacer en el mundo de afuera sólo hasta un punto para que las cosas no se desmoronen. La reunión del hex 45 es un lugar que llego, un oasis, cuando he librado la batalla de poner de acuerdo en retirada (línea 4) al general y al príncipe. Al final no hubo guerra manifiesta, hubo encuentro, pero siento que no es buen camino, una buena forma de llegar al 45, mediante el ejército. Es un desgaste que me tiene atrapada porque no lo comprendo. Alguna otra visión que me abra otra puerta? Quizás preguntar desde otro ángulo de nuevo? A veces me paso de preguntona y acabo aún más cansada, pues todo importa y luego todo es levedad… Voy saturada, supongo.
    Gracias de nuevo por este espacio libre de opinión, de entrada me sirvió mucho escribirte. Espero que no te resulte muy tedioso, o muy largo.
    Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Silvia, nos encontramos con el 7 por respuesta cuando tenemos que organizar el caos en unidades funcionales. Así lo dice Ritsema y me parece perfecto. Hay que aprender y ejercitarse en lo que no sabemos hacer, repartir tareas, delegar responsabilidades, asumir las propias y estar atento a que todo funcione. Tiene que ver con la economía también, recursos, gastos. Es mucho trabajo y es estresante.
      Hay otras entradas para este hexagrama, lee a todas. Busca en la barra superior en Hex. 1 al 30.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Y siii, claro Marta! Ya leí todas las entradas, que son muchas relacionadas con el hexagrama 7. Todas son de alguna forma propuestas de trabajo, de organización, como decías de poner orden en cuanto a los recursos. Me casa perfectamente con el momento actual. Incluso me dio energía renovada para el General de la linea 2 que andaba un poco cansado y desanimado. Es reconfortante la lectura de este blog que es capaz de actualizar una sabiduria tan antigua como la del I Ching. (Y ¡me encantó el ejercicio de las llaves!) Otro abrazo querida amiga.

    ResponderEliminar
  3. Hola Marta. Yo me había equivocado al ingresar un comentario a un hexagrama que no corresponde, intente seguir el hilo conductor, en fin, perdón. Te comentaba que el consejo del Maestro fue el 7 con mutación en el 29. Fue más que revelador y en algunas cosas me sentí identificado. Y otros como tomar enemigo-amigo pensé que era cosa del pasado pero evidentemente no es así y en el motivo de la consulta volví a cometer errores del pasado, sin excusas. Con respecto al 7 está claro que el principe o los hijos menores son los que tomaron el asunto y que ya no tengo que permitirlo mas. Con respecto a lo abismal, se en la situación que me encuentro,pero solo quería saber tu visión más allá de lo que decís sobre la dimensión personal del quinto trazo. Y como juega la pregunta, la que exige la quinta línea. Aquí surge el hexagrama 15 con mutación en el 55. Aquí debo interpretar que a través de la modestia, podré llegar al 55 ? Que rol juega la parte de la caza en el campo, que hay que salir a apresarla, sería la modestia? Gracias. Te dejo un fuerte abrazo.

    Diego.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En el hexagrama 7 es el General de la segunda línea el que tiene a cargo El Ejército. La quinta línea es el príncipe y deja hacer al general que es el que conoce el trabajo y el que está al lado de la tropa. El príncipe está en palacio, ¿cierto? Se ocupa del gobierno del reino, no de la tropa. Bueno, cuando muta la 5ª el Príncipe puede llegar a competir con el General de la segunda. A verlo como un arribista, como un enemigo, como alguien que lo quiere derribar o hacer un golpe de estado. Puede tener celos del General, de su popularidad. Puede temerlo. Todas cuestiones posibles en esta situación porque el General acumula mucho poder allá abajo. La cosa se presenta embromada, hay que ser adulto y no actuar como un niño celoso o con rabietas o paranoico que ve enemigos en todas partes, pero es que ese general es peligroso. Tiene que ser alguien muy leal, que sabe cuál es su posición.
      Esas son las cuestiones que se juegan acá entre la segunda y quinta. Uno asocia todo esto a su propia situación, es lo que tienes que hacer. Yo no tengo idea de eso ni quiero tenerla porque no es mi vida.
      Un saludo.

      Eliminar
  4. Estimada Marta, escirbo aquí sobre el 7 pues en la otra entrada no se me permite. Hace poco más d etres años hice una tirada sin consultar, y obtube el 40 hacia el 7. Hace poco, tras haberme separado de quien era mi pareja entonces - habría sido él el dedo gordo del pie?- volví a consultar sobre qué esperar, cómo serán, qué cambios esperar en mis próximos dos años. Obtuve la misma respuesta. No se bien si entender que otra vez me enfrentaré a una separación con mi próxima pareja, o si se refiere a que por fin lograré liberarme de mis "lastres" internos, de esos que no me permiten crecer, para por fin armarme internamente y ser quien debo ser, con mi propio ejército interior. Por otro lado, tras haber leido mucho, entendí que el ejército no es un hexagrama muy benevolente pues indica dificultades y desafíos, es así? O puede interpretarse, más bien, que tras la liberación viene el fortalecimiento interno para vivir de una nueva forma, habiendo superado fantasmas que ya no van, dejando atrás lo que no nos suma? te mando un gran cariño. Felices fiestas!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Lucía, esa es la dificultad de preguntar por el futuro, que no hay manera de saber a qué se refiere porque para nosotros aún no ha sucedido. Por eso hace mucho que ya no hago este tipo de preguntas, no me ayudan y me inquietan. Es pura pérdida y ninguna ganancia.
      Este libro no está hecho para eso, ninguna mancia sirve para predecir el futuro. No porque no lo haga sino porque no hay manera de leerlo.
      Piensa en otros usos posible para esto y te beneficiará.
      Cariños, felices fiestas para ti!

      Eliminar
  5. Anónimo21/8/17 3:08

    Hola Marta! Soy Juliana aquí nuevamente luego de la lección que me diste en otra consulta espero haber aprendido algo jajajaja. Ahora va una que no logro asimilar muy bien. Le he preguntado al I Ching ¿qué me está impidiendo vivir de mi profesión? Y la respuesta fue 7.4.5 mutando al 47... Lo que he interpretado, con bastante esfuerzo, es que debo fortalecer y creer en mis recursos que quizás por ello es que me siento con desazón... o sea que mi actitud para conmigo misma es lo que me impide la victoria... pero ete aquí que las líneas no logro verlas claras, y debo confesar que me asustan, lo de retirarme... no sé si habla de abandonar mi profesión o que debo retirarme mientras me fortalezco ya que la 5 también se refiere al débil... ¿me ayudarías a esclarecer esto por favor? Ni siquiera sé si interpreto adecuadamente los hexagramas... muchas gracias Marta, un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. HOla Juliana. No es algo interno, lo que muta está en el trigrama superior. Es la acción en el mundo. Piensa por ahí, por cómo lo haces y el contexto en que lo haces. No todo depende de uno mismo. Piensa cómo preguntar y tal vez encuentres cómo salir de esta situación.
      No es algo tan simple como que uno cambie lo interno, estamos hablando de una profesión, de un actuar en el mundo.

      Eliminar
    2. algo más, has preguntado qué me lo impide. Acá te está mostrando lo que te lo impide y es algo que está afuera, en la acción. Puede ser cómo lo conduces y también el contexto. Hasta puede ser el neoliberalismo, ese príncipe débil que está al comando del mundo en el 5º puesto.
      Lo que necesitas es darte cuenta de la acción correcta en estas circunstancias que vivimos. Hacer una lectura de la situación externa, del ámbito donde te desenvuelves.

      Eliminar

Publicar un comentario

No se aceptan comentarios que no se correspondan al tema de esta entrada. Este espacio de comentarios es para compartir tus lecturas, no para utilizarlo como consultorio personal. Está activado el moderador de comentarios por lo que será publicado luego de que yo lo lea. Activen el comando "Avisarme"del formulario de comentarios para que les llegue su publicación y mi respuesta. Gracias por participar con nosotros.

Entradas populares