La secuencia del 21 al 22, Comentario para el hexagrama 22, Octava Parte.

Se puede llegar al mismo conocimiento desde distintos caminos, quedará en evidencia porque esta secuencia es algo que se sabe desde muchos caminos. El más generalizado es la propia experiencia.


Esto es el hexagrama 21, tener algo atravesado en la garganta en la cuarta línea, el ministro del rey es más poderoso que el rey. Porque el rey, el quinto puesto del 21, es yin; y el ministro, es yang. 
Alguien dijo que no hablaras, que no preguntaras y que no te alimentaras por tu propia cuenta. 
Que el alimento llega de arriba y que las palabras verdaderas también llegan de arriba.

El ministro dijo así "yo sé lo que es bueno para ti, la papilla que yo he masticado, abre la boca y traga. No mastiques, no preguntes, no pienses, no hace falta que te pongas con ese trabajo; no te inquietes, mamá y papá te cuidan y te protegen."

Nuestra tortuga mágica sin usar, "¿y me miras a mí, con la boca abierta, esperando a que te alimente?"

Si la primera línea de La Alimentación, el 27, dice que esa tortuga se alimenta sola, eso es verdad. 
No necesitamos que nos alimenten con papilla, la papilla suele venir con espinas, con huesos, con semillas sin masticar, todo lo que se nos atraganta en la garganta y no podemos tragar. Lo que nos asquea, lo que no nos gusta, lo que nos hace mal, todo eso viene enmascarado ahí. También lo que no tiene sabor y es siempre igual.
Uno puede aprender a cazar su propio alimento, a cocinar su propia comida.

Alimento balanceado para humanos: humanitos. 
Perritos, gatitos que se alimentan con poco trabajo de nuestra parte y  así nos dejan tiempo libre para nuestras cuestiones importantes. No molestan, no interfieren, no escapan, no hablan, se pueden utilizar de muchas maneras. Criar animalitos domésticos es muy fácil, se conforman con papilla y sobras porque ya están acostumbrados. Nunca les dimos otra cosa, ni siquiera saben que existe otra cosa.


Pero, ¿y cuando resulta que el rey es uno mismo y el ministro también?. Un ministro yang que se interpone y un rey yin que acepta la obstrucción del ministro. ¿Por cuánto tiempo uno sin aprender a alimentarse por uno mismo y pensar por uno mismo? ¿cuanto tiempo acallando dudas, preguntas,  intuiciones, percepciones personales, sentimientos? Negarse a sí mismo ¿Por cuánto tiempo obedecer al ministro que está impidiendo el acceso personal a su propio camino de consciencia?

Porque a la verdad se llega por infinidad de caminos, cada uno de nosotros ha nacido con su propio camino que recorrer. Nadie nace sabiendo, pero sí nace con su propio camino y su propia luz. 
Porque somos hombres y tenemos esa parte de consciencia que nos habita desde que nacemos. Un fragmento de luz para iluminar nuestro camino. Esa es nuestra Gracia, la de cada uno.

. . .

Se considera que los hexagramas impares inician y los pares los siguen, que los impares son algo que sucede en nuestro interior y los pares son la manifestación externa de eso. Su materialización.

La secuencia es de extremo valor para interpretar los signos. Hay pares secuenciales interior-exterior que sólo mutan en la tercera y la cuarta líneas, por intercambio entre el afuera y el adentro de las líneas del hombre, la tercera y la cuarta 
Son el par 9-10, el 15-16, el 21-22, el 47-48.
Son cuatro pares, éstos y sólo éstos se intercambian yin y yang en las líneas del hombre. Los cuatro hablan de lo que hacemos por nosotros mismos.
En orden secuencial: 9-10: superar el condicionamiento familiar y cultural; 15-16: mantener nuestra integridad física, mental, emocional y espiritual haciendo simple y fácil nuestra vida; 21-22: honrar nuestra esencia; 47-48: renovar nuestro pozo hallando el destino asignado -el bien- lo que me hace bien a mí, lo que no daña mi esencia, lo que no oscurece mi luz interior.

Nos toca mirar más de cerca el par que honra nuestra esencia, el 21-22:

La Mordedura Tajante

La Gracia
La Mordedura Tajante, la que quita el obstáculo que está afuera en el cuarto puesto e impide que nos alimentemos masticando con la tortuga mágica de la primera línea de La Alimentación, el 27. 

Lo quita y -para llegar al 22-, traslada esa fuerza yang del cuarto al tercer puesto. La pone adentro, enciende la luz interior.

Esa sí que es una buena ayuda, que alguien te ayude con eso, que te honre. Y si nadie te ayuda igual lo haces en algún momento, cuando la situación se te hace insostenible para tu dignidad.

Es la única manera de hacerse justicia a sí mismo, de honrarse a sí mismo. Buscar su propio alimento y cocinar su propia comida.
Entonces sí. tal vez, mi verdad puede llegar a ser tu verdad, tal vez. 
Porque no hay otro lugar a donde llegar, la verdad es una; pero sí que hay infinidad de caminos y todos son caminos largos y accidentados, que pueden ser abandonados cuando tenemos tres años, cuando comenzamos a preguntar y a tragar clichés masticados por otros.

Si la consciencia y la voz no es libre, si uno no se atreve a masticar ni a preguntar, si uno no ha aprendido cómo hacer para distinguir la perla entre la basura y traga todo lo que le dan sin discriminar, lo que uno oye y lo que uno dice es un cliché más, filtrado por ese cuarto puesto yang del 21. El que te alimenta con la papilla.

No es la propia consciencia, no son las propias palabras y obras que salen de la luz interior y cambian tu mundo en el 22; son verdades ajenas que a uno lo cubren por fuera como una pintura, como una capa de grasa exterior que no es suya y borra el esqueleto que le sostiene. 
No hacemos el camino humano que comienza y termina con no saber, con no clausurar la puerta, con no tener todas las respuestas a nuestras cuestiones más trascendentes, más importantes.

. . . 

El camino, mi camino. Mi peculiar modo de hacer, de vivir la vida acorde con mi naturaleza. 
Pero sí, también podría haber sido ese otro y aquel otro. Porque en mí está la esencia. Y la esencia no tiene forma, lo que tiene es un patrón que se repite en infinitas formas distintas. Igual que cada signo de los 64 es un patrón  que responde a la pregunta ahora, como lo hizo hace miles de años y lo hará en el futuro. El mismo patrón que se expresa en distintas formas de ser y hacer.

Pero si uno no camina su camino de vida humana con docilidad, si uno no se deja hacer sin saber, como la vaca de Li, Fuego, ¿cómo hará Lo Creativo para crear su forma, la forma de hacer y ser de cada uno resonando con la esencia de cada uno? ¿Cómo hará para hacer crecer esa montaña que está arriba a la vista en La Gracia, el hexagrama 22? Porque la idea es que crezca hasta que el hielo brille en su cumbre.

Lleva tiempo enterarse de esto si uno no lo recibió cuando lo educaron.
A uno le pueden enseñar a honrarse a uno mismo, a valorar sus propios pasos, a buscar lo que lo alimenta por su propia cuenta, a usar su tortuga mágica. A postergar las respuestas no ofreciendo respuestas pueriles que ofenden y clausuran la inteligencia de los niños y adultos y los confunden.

Un no sé pero tal vez llegue a saberlo si sigo preguntando, porque eso que preguntas yo también me lo pregunto. Podemos conversar de eso y compartimos esa búsqueda.
A uno lo pueden educar como se educa a un cazador, honrando su condición de hombre libre;  o lo pueden instruir como se alimenta a un cerdo castrado para la mesa de algún Emperador o Tirano, sea doméstico o público.

Esos son los extremos entre los que juegan los maestros que a uno le hayan tocado al vivir. Por eso, entre caminantes de 22.1, nos deseamos felices encuentros.

. . .

Estas son las traducciones del texto oracular de  la Versión de Palacio de La Secuencia del 21 al 22:

Las cosas no deben reunirse sin más y desconsideradamente, por eso sigue luego el signo: La Gracia.
Gracia es tanto como adorno. (R. Wilhelm)

No permitiéndose a los seres usar una unión improvisada y también encumbrarse.
La anterior aquiescencia tiene el uso de Adornar.
Adornar supone embellecer, por cierto.(Ritsema-Karcher)

En este caso elijo unir así:

Eso de Las cosas no deben reunirse sin más y desconsideradamente me recuerda a la papilla.
Eso de No permitiéndose a los seres usar una unión improvisada y también encumbrarse me recuerda que usar respuestas pueriles que ofenden y clausuran la inteligencia de niños y adultos y los confunden impide su crecimiento desde adentro. Que así crecen en ancho acumulando respuestas que llegan de afuera, pero no en alto. Que no se encumbran, que no hacen cumbre.
La anterior aquiescencia tiene el uso de Adornar  me dice que no se me permite usar ese tipo de recursos prefabricados en el hexagrama 22 porque he aceptado lo que me dice el hexagrama 21.
Gracia es tanto como adorno y Adornar supone embellecer, por cierto  me dice que La Gracia crea una montaña bella y alta completamente natural que adorna cualquier paisaje y que la mayoría sólo tendrá en consideración eso.  El adorno y no el el fuego interior que la ha creado.

Los grandes asuntos conflictuales, esos que nos preocupan, también se resuelven de esta manera.
Si uno no los puede resolver de esta manera, alguien está mintiendo; pero eso no depende de uno, aunque uno lo puede resolver por su propia cuenta. Uno deja al que miente por su propia cuenta.

Cuando uno se opone a la mentira usa mal su energía.
Al necio incorregible hay que dejarlo solo en su necedad, dice el hexagrama que habla de la educación del necio; es decir, de todos nosotros, los hombres.
El hexagrama 4, El Joven Necio.
. . . 

Este es el secreto de maestro zorro, su enseñanza para El Principito:



. . .

Estas son dos entradas para el hexagrama 21, por si quieren comprender mejor cómo es que el 21, La Mordedura Tajante, lleva al 22, La Gracia:
https://abatesoderini.blogspot.com.ar/2010/11/el-hexagrama-21-la-justicia-retributiva.html
Esta es para la línea 3 en particular:
https://abatesoderini.blogspot.com.ar/2016/03/hexagrama-21-shih-ho-linea-3-que-no-se.html

También ayudan los otros siete artículos anteriores que escribí para el hexagrama 22. Son los 7 que anteceden a este. Todos están en la Página Hexagramas 1 al 30 donde pone MAS al lado de Pagina Principal al tope del blog.


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Hola Marta!
Jose Cormack es mi nombre.
Imágenes se abren y del mismo modo se desvanecen, por eso escribo, a modo de retención interna, como si escribir consolidara algo en lo interno.
Sigo con mi observación conjunta del I Chin y la astrología.
Había mencionado en un comentario en otra entrada, una pagina en la que se traza un paralelo entre trigramas y planetas, ahi va:

https://es.scribd.com/document/53712718/I-Ching-y-Astrologia

Partiendo de tus apreciaciones en esta entrada mi cabeza empieza con sus fotografías paralelas y las cuento para no ahogarme, ja!
La imagen que mas me gustó es la de las palabras y conceptos externos que nos ensanchan pero no evocan ningún tipo de resonancia profunda... creo que en la profundidad personal transita la altura del concepto que habita nuestras palabras, nuestros pensamientos.
Los planetas de los que hablamos aquí son:
Trigrama Li, Mercurio astrológico, es el pensamiento, razonamiento, palabra, idea, definiciones, conceptos y profundamente portador del mensaje de los dioses desde adentro y desde afuera.
Chen, Urano astrológico, el rayo creativo, lo único, lo mas singular en uno mismo y también lo errático, la locura como reacciones algo "negativas"
Ken, Saturno astrológico, lo real, la estructura, lo frió, lo que se sostiene en el tiempo, el que califica, limita, el molde interno que nos sofoca y también la estructura personal, la autosuficiencia como producto de un verdadero adultecer y hacerse cargo de uno mismo.
Existen además infinidad de conceptos con los cuales podemos describir a los planetas mencionados pero me quedo con estos para no enloquecer ni abrir demasiado, caeríamos en el desvarío.
Yendo a los hexagramas en cuestión, en el 21 en los conceptos ubicados arriba, nos llegan de afuera y si no estamos conectados con nuestra esencia creativa (Urano interior) solo engordaran el diccionario personal, fomentando la disociación de la persona. Un decir por fuera que enuncia un ideal prestado (venimos del 20, la observación) que solo contribuye a no estar emocionalmente comprometidos con nuestra identidad en una doble circulación entre adentro y afuera. Decimos y pensamos para afuera y por dentro estamos en otra dimensión.
Justamente el obstáculo da la sensación de estar en la garganta, punto de unión del pensamiento, la inteligencia, con el resto del cuerpo, mas asociado a lo terreno.
Siguiendo llegamos al 22. El pensamiento, la forma en que nos contamos a nosotros mismos, esta abajo, enunciando de alguna manera nuestro interior, mas como un ornamento embellecido que trata de circular en un afuera que se presenta como una autoridad a conformar (Saturno exterior). Desde este ornamento que decimos, nos encontramos con un molde al cual queremos adherir y así acceder a esa verticalidad que se presenta como realidad.
Una cúspide que nos confirme como individuos.
Esa cúspide a mi entender, desde mi propia "Gracia", es un molde prestado que lo seguirá siendo hasta cuando demos con el "Yo" profundo.

Espero no haber caído demasiado en mis propios ornamentos y se entienda aunque sea un poco esta descripción algo recortada de las imágenes que aparecieron en la lectura de tu entrada.
Gracias por conversar!
Saludos
Marta Ortiz ha dicho que…
Hola José, vamos por partes porque es mucho jejjeej
Lo que veo en un primer vistazo. Lo que no me suena es lo primero que uno ve, lo mas obvio siempre es eso. Te digo.
Chen no es rayo, rayo es Li. Chen es Trueno, ese ruido que rueda por el cielo retumbando como los pasos de un gigante que corre sobre las nubes. Te asusta.
Li ilumina, es el rayo o el relámpago que cruza entre las nubes. Entonces Li, es tanto Mercurio como Urano, y eso también es Astrología porque se considera a Urano la octava superior de Mercurio. En Li están ambos arquetipos, el Mercurio personal y el Urano transpersonal más profundo y creativo, la chispa que enciende el fuego. El darse cuenta de algo que uno no sabía que sabía.
La referencia que te doy de esto que te digo es la imagen del hexagrama 55, "Rayo y Trueno llegan juntos, la imagen de La Abundancia" En el 55 está Li, Fuego, abajo y Chen, Trueno, arriba.
Marta Ortiz ha dicho que…
Acá Li calienta a Agua y eso dispara el Trueno. Son los nucleares actuando bajo la acción de Mercurio-Urano-Li.
Mercurio conecta información que ya se tiene con algo nuevo, algo que hacia falta para hacer la chispa, la ignición, el darse cuenta. Eso nuevo es transpersonal, viene del fondo arquetipal, una imagen que ya estaba ahí y que uno se da cuenta que se corresponde, que resuena. Paf, se dispara el rayo, el calor del rayo es un incremento de la energía de Li y se produce una salida, una expulsión de materia. Eso está en la tercera línea, la que muta a La Alimentación y en la cuarta, la erupción que muta al 30. Eso es lo que surge de abajo, del interior, de la esencia humana, el fondo arquetipal común a todos y que todos pueden reconocer como propio.
Marta Ortiz ha dicho que…
La tercera y la cuarta líneas son las líneas del hombre, eso es lo propiamente nuestro, lo que conecta Cielo y Tierra, el interior con el exterior. En la brújula del Cielo Posterior, Li, Fuego, ocupa el lugar que Chien, Cielo, ocupa en la brújula del Cielo Anterior.
Li es el representante de Cielo, C'hien, acá, en el mundo bajo el cielo, el Cielo Posterior, la obra, la manifestación, lo que se crea y recrea. Y es un trigrama femenino, la vaca dócil. Fuerte y dócil, ambos, Cielo y Tierra hacen esa malla adherente que une todo.
Marta Ortiz ha dicho que…
Mercurio es andrógino y Urano es estéril, un hombre estéril que ya no puede engendrar más hijos. Lo que significa que ya los engendró a todos. Como los 64 hexagramas que están todos engendrados pero se siguen combinando entre sí. 64 imágenes arquetipales, 64 patrones.
jejejejej, José, cada uno se dispara con su propia esencia de su propio volcán y entre todos cambiamos la faz de la tierra. Surgen cosas que no estaban porque generamos chispas entre nosotros.
Anónimo ha dicho que…
Quedo a merced de las chispas, ja!
Abrazo Marta.
Marta Ortiz ha dicho que…
Abrazo José, gracias.
Lilium Floristeria ha dicho que…
Magnífico Marta, que gran ayuda, que alivio escuchar en tus palabras lo que uno ha visto en su vida y no se atreve ni sabe decir, que alegría esta confirmación de que no estamos solos en nuestro camino y de la verdad interior, gracias