¡BIENVENIDO!

En este blog se comentan los 64 HEXAGRAMAS del I CHING y se comparten experiencias para divulgar su uso y facilitarlo. Les recuerdo que todos los hexagramas tienen distintos niveles de lectura, pueden señalar a distintas dimensiones de nuestras vidas, y eso depende de la índole de la pregunta que se haga. Por eso se usan analogías e imágenes en donde pueda reflejarse toda la gama de preguntas-respuestas.
Es necesario aclarar que acá o en privado no se hacen lecturas de las respuestas a tus consultas. Este no es un sitio comercial.
Si deseas compartir, comenta tu lectura en el hexagrama correspondiente y la comentaré si puedo aportar algo.
Si necesitas orientación para tu lectura busca en la página Uso del I Ching y en Recursos para las lecturas en la columna lateral.
Hay varias entradas para cada hexagrama, usa el buscador del blog en la columna lateral o entra a las páginas de arriba para encontrarlas. La página Uso del I Ching tiene artículos que tal vez puedan mejorar tus técnicas.
Todo está ordenado y a tu disposición. Bienvenido.

16 de octubre de 2014

"Estudiar" el I Ching; hexagrama 4 Meng, líneas 2 y 5 (y seis).


Para comprender la idea implícita en un hexagrama -lo que podría llamarse la madre de todos los significados posibles-, hace falta reflexionar sobre la cuestión cada vez que ese particular hexagrama nos llega como respuesta. Profundizar en su significado es ampliarlo. Porque el mismo hexagrama nos saldrá en distintas situaciones y al respecto de todo tipo de cuestiones; de pareja, laborales, políticas, económicas, de salud, emocionales, financieras.

Entonces este libro nos obliga a ser reflexivos si lo queremos usar para aprender el arte de vivir. Hay que encontrar 64 ideas-madre, una para cada uno de los 64 hexagramas, que sean tan abarcadoras que cubran como un paraguas a todos los significados posibles en nuestra vida de todos los días.
Pero el camino a la sabiduría que te acerca este libro no es el de una escuela, de un programa, de una norma igual para todos los estudiantes.
Este maestro que vive en el I Ching te acerca una temática cada vez que lo consultas.

Así:

_ Salud y larga vida maestro, tengo preguntas y no encuentro las respuestas, ¿me puede ayudar?

_ Dime y te diré en lo que tienes que reflexionar para encontrar la respuesta.

La pregunta está en la escudilla, la respuesta está en el sobre. La botella contiene todas las preguntas que este particular alumno traerá al maestro en su vida. Cada alumno viene a la vida con su propia botella de licor destilado. Algunos traen un barril y emborrachan al maestro. El árbol que está entre ambos es el árbol de la vida, es decir, el Maestro de ambos.

Pero lo haremos a mi modo -dice el maestro-, y de esta manera: 

"Primero mi respuesta te presentará el tema -que llamamos hexagrama- y una figura compuesta por dos de las 8 esencias del mundo natural que llamamos trigramas. Esa figura es la imagen del hexagrama.
El tema y su figura señalan la idea sobre la cual tienes que reflexionar porque tu pregunta se enmarca en esa particular cuestión entre las 64 cuestiones.  Cuando la situación lo necesite, te agregaré una o algunas líneas -no más de seis- que son pistas que te llevarán a otro hexagrama y su figura que completa la respuesta.

En el texto te daré ejemplos, porque los estudiantes siempre necesitan un ejemplo para entender las respuestas de sus maestros. Pero no te tienes que adherir al ejemplo como si fuese la respuesta, el ejemplo señala a la respuesta como el dedo señala a la luna. Si te señalo la luna con el ejemplo y te quedas mirando mi dedo, nada de lo que te diga te servirá.

Estas lecciones se sucederán a lo largo de tu vida y en la frecuencia y medida en que lo necesites, cosa que sabrás cuando lo necesites. Cuando lo necesites lo sabrás porque te esfuerzas y no tienes éxito con tus esfuerzos. Ese es el momento en que tienes que llegar a mí con las preguntas que te taladran la cabeza. Así la lección será efectiva y no me molestará responder a tus preguntas porque sé que de nada sirve enseñar lo que no es una necesidad sentida del alumno. 
Cada vez que recurras a mí con tus preguntas recorreremos juntos esa parte del laberinto en donde das vueltas mordiéndote la cola hasta que encuentres cómo seguir.

Con el paso del tiempo -y si eres consecuente en frecuentar mi trato cuando tienes las preguntas- las preguntas irán siendo menos frecuentes porque reconocerás de lo que se trata y serás ducho en el arte del vivir de un hombre. 
No me preguntes cuánto tiempo, cada alumno es un mundo en sí mismo y el recorrido laberíntico de su propio laberinto es distinto. Si podrás o no podrás salir de tu laberinto no depende de mí, depende de ti.

Si aceptas estas condiciones de aprendizaje y te esfuerzas en este camino seré tu maestro; lo seré porque tu serás mi alumno."


Esto que he escrito acá es una reflexión sobre el vínculo entre las líneas 2 y 5 del hexagrama 4, Meng, La Necedad Juvenil, aplicado al uso del I Ching. El maestro es la segunda línea, el alumno es la quinta y hay un Maestro arriba en la 6ª línea. El de la sexta línea es un Maestro riguroso, que no te perdona ni una, es lo que vives y cómo lo procesas. El de la segunda línea es el maestro que sabe tomar al alumno y conducirlo por el cauce que lo llevará hasta el mar:

Hexagrama 4, La Necedad Juvenil:
en el segundo puesto el maestro que encauza,
 en el quinto puesto el alumno que es dócil,
en el sexto puesto el Maestro riguroso.
Cuando maestro(línea 2) y alumno(línea 5) interactúan estudiando la lección, el hexagrama 4 muta al hexagrama 20.
Esas dos líneas luminosas de arriba en el 20 son el alumno y el Maestro; la quinta es el alumno y la sexta es el Maestro. El maestro de la segunda línea espía por la ranura de la puerta lo que hacen allá arriba alumno y Maestro.

4-Meng, La Necedad Juvenil

20-Kuan, Contemplar

El maestro de la segunda línea por fuerza no puede saber todo lo que está sucediendo entre alumno y Maestro. Recurrir a la segunda línea del hexagrama 4 es limitado.

Acá hay tres; un alumno, un maestro y un Maestro.
El maestro es el que señala con el dedo; de eso se trata ejercer el oficio de la enseñanza,
 de señalar con el dedo el camino correcto cuando el alumno se desorienta en las encrucijadas.



6 comentarios:

  1. Hola Marta!aprecio muchisimo tus interpretaciones tan exhaustivas sobre cada hexagrama, me animo a escribirte esta vez porque yo sigo el calendario maya el cual asocia cada firma galactica o mision en el universo de cada ser con un hexagrama y a mi se me asocia con "la insensatez juvenil" que no llega a ser un defecto, y bueno soy instructora de yoga,y artista pero soy muy joven lo que hace que en cada clase que doy necesite evacuar muchas dudas porque cada persona requiere distintos tipos de respuestas, en fin, quiero aprender a guiarme a traves del i ching para reconocer las mutaciones en la realidad y poder decidirme sobre cual es mi manera de servir para sobrevivir...en mi duda existencial ahora... Gracias eternas por tu enorme aporte a la sabidura atemporal!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cintia, me hace feliz que te sea útil.
      Ser insensato garantiza el aprendizaje de por vida, la extrema sensatez te cristaliza e inmoviliza. Todo es cuestión de medida. Hay algo de insensato en todos nosotros los que tomamos el riesgo de aprender viviendo. Es muy útil la guía del I Ching en los momentos de crisis, cuando uno llega a un cruce de caminos y no sabe por cuál seguir; es ese maestro que está en la encrucijada, siempre dispuesto a guiar.
      Te digo que averigüé mi kin y busqué mi hexagrama pero no me sirvió de nada, no hay un hexagrama asociado a mi kin, parece que está asociado a todos, a los 64. Fue un fiasco jejejejej Sé de lo que hablas.
      Este aprendizaje lleva su tiempo y empezar joven a familiarizarse con el I Ching es bueno. Luego del 4 sigue el 5, La Espera. Está asociado a la esperanza, algo que el muy insensato tiene en abundancia y el muy sensato a perdido.
      Entiendes de lo que se trata, el insensato tiene un gran motor y corre el peligro de estrellarse contra un árbol o armar un choque múltiple, es un peligro para sí mismo y para los demás; el sensato circula -si es que lo hace- a paso de tortuga estorbando la circulación de los demás en las carreteras y también arma choques múltiples de los que no se hace cargo. Todo es cuestión de medida, como dice el hexagrama 60, La Restricción.
      No creas que a mí me resulta coser y cantar responder a los comentarios. No tengo las respuestas por anticipado, no soy un softwere. Siempre necesito evacuar muchas dudas porque lo que llega siempre es algo nuevo. Así como dices " cada persona requiere distintos tipos de respuestas". Vivimos en la multiplicidad y tenemos que reconocer a ese ser individual incluido en un principio universal. Trabajamos con principios universales que deben ser bajados a lo individual y a la inversa. Cada ser es único y es parte de un todo indiviso. Subir y bajar; bajar y subir. Eso es y lleva tiempo aprender. Es un ejercicio, se llama el ejercicio de la profesión y sin eso todas son palabras vacías de contenido. Pura erudición inerme.
      Gracias Cintia por entrar a compartir y saludar, un abrazo

      Eliminar
  2. Gracias Marta! Que valioso lo que dices! entonces es paciencia y disciplina? para lograr en la espontaneidad disfrutar el dar una clase por ejemplo o un taller de pintura me imagino en mi caso...es que no quiero que me gane la ansiedad y la inmovilidad...

    ResponderEliminar
  3. jejejejej, muchas veces te ganarán, ¿y qué? ¿acaso nacemos sabiendo cómo hacer? Los animales lisos y llanos nacen sabiendo cómo hacer, nosotros hemos perdido eso, estamos fuera de ese juego, nos expulsaron. Nosotros tenemos que aprender cómo hacer. Hay algunos manuales disciplinarios en las religiones y las culturas, pero eso no es lo nuestro. Lo nuestro es descubrir cómo hacer porque cada uno tiene su propio camino, algunas religiones le llaman Dharma.
    Nosotros estamos hechos para ser individuos, para recorrer el camino de la individuación. Para encontrar la propia medida, eso que ya eramos al nacer pero hay que desplegar viviendo.
    Este hexagrama afirma que si no entiendes ahora eso no tiene importancia. Que vivas haciendo y cuando llegues al tiempo y al lugar se te revelará solo, que para cuando entras en cuenta resulta que ya lo dominas. Que ya lo sabes.
    Para qué pre-ocuparse con el futuro, si te concentras en el hoy, en lo que haces, el tiempo trabajará y te irá creando con cada experiencia.
    Ni siquiera es necesario paciencia ni disciplina, con la concentración es suficiente. De ahí la importancia de que seas feliz con lo que haces.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días Martha, pregunté por qué una persona no quiere tener una relación más seria conmigo. Pesé a que en la vida cotidiana pasamos ya mucho juntos. Me sale este hexagrama sin mutación y no comprendo la respuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Karina, no comprendes la respuesta porque no comprendes este hexagrama. Al ser sin mutación, la respuesta es más sencilla de leer. Sólo necesitas comprender el hexagrama. Lee todo lo que encuentres acá y en el Compendio de I Ching sobre el hexagrama 4. En la pagina hexagramas 1 al 30 hay otros artículos, el compendio está en un enlace en la columna lateral de este blog. Lo digo arriba, en la caratula, pero me parece que has entrado con un celular y por eso no lo puedes leer. El celular te muestra muy poco de lo que hay en el blog para leer las respuestas. En esa pantalla no hay lugar, es una versión muy reducida y si no sabes usar las pestañas desplegables te quedas con muy poca cosa.
      Saludos.
      Saludos

      Eliminar

No se aceptan comentarios anónimos ni aquellos que no se correspondan al tema de la entrada. Este espacio de comentarios es para compartir las lecturas, no para utilizarlo como consultorio personal. Está activado el moderador de comentarios por lo que será publicado luego de que yo lo lea. Activen el comando "Avisarme"del formulario de comentarios para que les llegue su publicación y mi respuesta. Gracias por participar con nosotros.